Mi carrito0,00 €

Product was successfully added to your shopping cart.

Mantenimiento de piscinas, guía completa

oxígeno líquido, mantenimiento piscinas

Mantenimiento de piscinas, guía completa

El mantenimiento de piscinas es una tarea que puede resultar muy sencilla si dispones de la información necesaria para hacerlo bien. Sin embargo, cuando no tenemos una información completa de cómo cuidar y mantener el agua surgen diferentes problemas en el mantenimiento. Tener una piscina puede estar lejos de lo que habíamos pensado, si el agua está verde y no encontramos la forma de evitarlo.

En Vadequímica estamos convencidos que las tareas para mantener una piscina limpia son muy sencillas. Lo más importante es entender ciertos aspectos del cuidado del agua y de cómo mantenerla limpia.

piscina relax

 

Guía para el mantenimiento de piscinas

Por esa razón hemos preparado esta guía completa para el mantenimiento de piscinas, en la que vamos a tratar punto por punto cuáles son los aspectos que debemos atender en el cuidado y tratamiento del agua.

En esta guía encontrarás información para:

- Hacer la limpieza inicial de la piscina, poniéndola a punto para comenzar el verano disfrutando de un buen baño.

- Veremos aspectos como los niveles de pH, cuál es el nivel adecuado y cómo mantenerlo en equilibrio.

- Si el nivel se nos desequilibrara, y se pone muy alto o muy bajo vas a poder conocer cómo hacer el tratamiento para poner el pH a un nivel adecuado.

- Tratamiento para el agua verde.

- Conocer a fondo los efectos del cloro y cuál es la cantidad adecuada de cloro que debes poner a tu piscina.

- Productos químicos alternativos, como el oxígeno líquido o el floculante, que ofrecen algunas ventajas interesantes.

Puesta a punto piscina

mantenimiento de piscinas

Cuando empieza la temporada tenemos que hacer las tareas necesarias para una correcta puesta a punto de la piscina. Eso nos permitirá evitar muchos de los problemas que pueden surgir posteriormente.

Pasos para una perfecta puesta a punto de tu piscina

1) Comprobar el estado en el que se encuentra el equipamiento de la piscina: bomba, filtro, válvulas, skimmer, etc.

2) Aprovecha cuando la piscina esté vacía para hacer una limpieza profunda de las paredes y el suelo. Podrás eliminar la cal incrustrada, y prevenir el crecimiento de algas. Es más recomendable realizar este tipo de tarea cuando hay poco sol. Mantén la humedad del vaso.

3) Si has cambiado el agua realiza una cloración de choque inicial. También es recomendable hacerla si no la has cambiado. Puedes hacerla con diferentes productos químicos, dependiendo del sistema de mantenimiento que hayas elegido.

4) Analizar el nivel pH para situarlo entre 7,2 y 7,6. Puedes hacerlo con Incrementador pH o con Minorador pH, según necesites. Si el agua lleva mucha cal, al añadir agua nueva a la piscina la tendencia será a aumentar el pH y por esa razón debes utilizar el minorador de pH. Es lo más habitual.

5) Introducir las dosis necesarias de los productos que hayamos elegido de nuestro Sistema de mantenimiento.

6) Configurar la programación del reloj controlador para el tiempo de filtrado diario. 8 horas al día en verano es suficiente para un adecuado mantenimiento del agua. Es mejor fraccionar en dos o tres espacios a lo largo del día.

Cómo hacer un correcto mantenimiento de piscinas

Una vez tienes tu piscina a punto para el primer baño es momento de mantenerla. Hacer el mantenimiento de una piscina puede presentarse como una tarea que nos va a llevar muchas horas. Sin embargo, si controlamos los aspectos clave para que la piscina se mantenga limpia, evitaremos tener que dedicarle horas de más. Es cuando dejamos que ciertos aspectos del agua se descontrolen, cuando el tratamiento puede resultar más complicado, ocupándonos una mayor parte del tiempo.

Por esa razón es importante organizar una serie de tareas de mantenimiento diarias y semanales.

Organizar tareas mantenimiento de piscina

Tareas diarias para el mantenimiento de piscinas

1. Comprueba el estado del PH del agua y regúlalo para llevarlo a niveles entre 7,2 y 7,4. Puede llegar hasta 7,6 sin causar problemas, aunque es preferible un nivel hasta los 7,4. El cambio repentino de las condiciones climáticas, incrementar el uso, el añadir de agua nueva, etc. pueden desajustar el pH.

2. Analiza el nivel de desinfectante (cloro, oxígeno líquido, bromo, sal). Deberás ajustarlo a los niveles correctos. Lo puedes hacer a poniendo en funcionamiento del motor y modificando la dosificación. Respecto al cloro, debes regularlo a un nivel entre 0,5 ppm y 2ppm de cloro libre, mientras que el cloro combinado (cloro + materia orgánica) no debe exceder los 0,6 ppm.

3. Limpia la superficie del agua para quitar hojas o cualquier tipo de suciedad que esté posada sobre el agua de la piscina.

Tareas semanales para el mantenimiento de piscinas

Un buen programa de mantenimiento garantiza el buen estado de tu piscina, manteniendo el agua en óptimas condiciones. Esa es la razón por la que también deberás realizar una serie de tareas de mantenimiento semanales.

1. Añade antialgas, especialmente si las condiciones no son buenas: incrementar el uso cuando el agua está a una temperatura por encima de los 25º, cuando llueve, etc.

2. Limpiar cestos de skimmers y también del prefiltro.

3. Cuando el agua está turbia, añade floculante para reunir las impurezas que hay en el agua. Podrás eliminarlas con el limpiafondos cuando se depositen en el fondo. Con buenas condiciones será suficiente con el  tratamiento de desinfección y con un pH adecuado para mantener el agua transparente.

4. Comprueba el grado de saturación del filtro (medido a través de la presión indicada en el manómetro en el mismo filtro). Si la presión está alta (zona amarilla o naranja), debe procederse al lavado del filtro: uno o dos minutos de lavado suelen ser suficientes.

5. Limpiar el fondo y las paredes de la piscina. Para hacerlo puedes utilizar un limpiafondos.

6. Limpiar el filtro, en concreto los skimmers.

7. Limpiar el prefiltro de la depuradora.

8. Hacer un contralavado del filtro.

9. Reponer pastillas de cloro.

Cómo mantener el agua de la piscina limpia

Dejar el agua cristalina

El punto central del mantenimiento de piscinas es que el agua permanezca limpia. Para hacerlo hay cuatro puntos clave en los que deberemos prestar la máxima atención.

Controlar el PH y regularlo

El pH es un valor que nos muestra cuando una sustancia es básica o ácida. En el agua el pH siempre debe estar en un nivel entre 7,2 y 7,6. De no encontrarse el pH del agua entre estos niveles, producirá en los irritación en los ojos y la piel, deterioro de materiales, etc. Cuando el pH no se encuentra en unos niveles óptimos perjudica todo el funcionamiento del sistema de desinfección.

Para el control del pH hay distintos accesorios de uso muy sencillo: kits para la medición, tiras para análisis, medidor electrónico, lector digital. Si el pH tiene un nivel alto, redúcelo con un Minorador de pH, el cuál está en formato granulado o líquido. Pero si el pH está bajo debes aumentarlo con un Incrementador de pH, que se también puede ser granulado o líquido.

Respecto al equilibrio en los parámetros del agua, la mayoría de ellos tiene relación con otros parámetros. Por tanto, cuidar el nivel de pH es prevenir un desequilibrio en otros parámetros del agua.

Desinfección del agua

La desinfección del agua es uno de los puntos centrales del mantenimiento de piscinas, ya que es un aspecto no siempre visible. El agua puede presentarse aparentemente limpia, pero no estar en condiciones sanitarias óptimas para bañarse. Por esa razón, este es uno de los aspectos a los que deberemos prestar mayor atención, pues no siempre la suciedad del agua nos servirá como aviso.

Las piscinas son un caldo de cultivo de todo tipo de microorganismos. Esto es debido a que cuando nos bañamos, dejamos en el agua sudor y otro tipo de patógenos. Las altas temperaturas, comunes en verano, hacen que la reproducción de dichos microorganismos se realice a gran velocidad.

Es por esa razón que la desinfección del agua es tan importante. Es una tarea, de mantenimiento de piscinas, que conviene que tengas programada para realizarla semanalmente.

Evitar el crecimiento de algas

El crecimiento de algas es uno de los aspectos que trae más dolores de cabeza en el mantenimiento de piscinas. Las algas son muy visibles, rápidamente podrás comprobar cómo el agua va cobrando un color verdoso. Por esa razón suele ser un problema que puede hacerle sentir frustrado.

Evitar el crecimiento de algas no tiene por qué ser una tarea frustrante. Lo importante es realizar un pequeño mantenimiento constante, que hará que el agua esté en unas condiciones que impidan su aparición.

Para evitar el crecimiento de algas en la piscina hay 3 aspectos clave:

- Cepillar las paredes de la piscina al inicio de la temporada e ir cepillándolas durante el año.

- Mantener un correcto nivel de cloro en el agua.

- Mantener el ph en niveles óptimos.

Mantenimiento del filtro

En el filtro va quedando atrapada toda la suciedad de la piscina. Esta acumulación hace que sea una potente fuente de microorganismos. Por esa razón es de vital importancia el mantenimiento del filtro, ya que de no realizarlo correctamente tendremos una fuente de infección por la que pasará toda el agua de la piscina mediante el sistema de filtraje.

Hacer una limpieza del filtro semanal es una tarea importante para que mantener el agua de la piscina limpia sea una tarea más sencilla. En este sentido, es uno de esos aspectos de prevención que son más sencillos de controlar. Y nos evitará hacer un tratamiento a posteriori con el agua contaminada. Ahorrarás tiempo y energías haciendo una limpieza del filtro semanal.

Tareas para mantener limpia la piscina

5 pasos para mantener el agua de tu piscina limpia

El mantenimiento de piscinas debe ser una tarea que suponga un pequeño hábito diario para que evite encontrarse con el agua en un estado que requiera un trabajo exhaustivo de limpieza. Por esa razón, si te habitúas a realizar una serie de pasos para limpiar tu piscina te evitarás muchos dolores de cabeza, teniendo tu piscina bajo control.

Pasos para mantener limpia la piscina

1. Quitar la suciedad que va trayendo el viento: hojas, insectos, etc. Este tipo de desperdicios contaminan el agua. Quitarlos te ayudará a mantener mejores condiciones para que tu piscina se mantenga en buen estado.

2. Un aspecto clave es el mantenimiento con desinfectante. Esto debe hacerse tanto en verano como en invierno. En verano es más común que proliferen las algas, debido a la exposición del agua al sol y a altas temperaturas. En invierno debes atender más al nivel de pH, ya que las lluvias y el frio son componentes desestabilizadores del pH, y debes revisarlo más.

3. El tercer aspecto a cuidar, es el uso y el mantenimiento del filtro. Lo ideal es que el filtro esté en funcionamiento entre siete y ocho horas cada día. Como tarea auxiliar es recomendable pasar el limpiafondos, aunque el fondo parezca limpio.

4. El uso de un cobertor para cubrir la piscina es muy recomendable. De esta manera evitarás gran cantidad de suciedad sobre el agua, ahorrándote tiempo para quitarla posteriormente. Recomendable en verano, durante las horas de desuso de la piscina; e imprescindible en invierno.

5. Realiza una revisión de suelo y paredes, para limpiar con un cepillo las manchas que aparezcan. Si realizas esta tarea dos veces por semana, verás que es un pequeño trabajo y evitarás la dificultad de tener que limpiar grandes manchas difíciles de sacar.

Problemas comunes a evitar para mantener el agua limpia

Existen algunos problemas comunes que suelen aparecer en el mantenimiento de piscinas, en este apartado te compartimos los 8 más comunes y cómo podemos evitarlos para mantener el agua limpia.

Agua sucia en el mantenimiento de piscinas

Problema Causa Solución
El agua está turbia y presenta un color blanquecino. El nivel de PH básico está demasiado alto (generalmente más alto que 8), se están desarrollando algas o el sistema de filtración no funciona bien.

 

Es común que pase cuando hay fuertes precipitaciones y el agua tiene un bajo nivel de cloro.

Debemos equilibrar el nivel de PH para llevarlo a los varemos recomendados.

Otro aspecto a revisar es el filtro. Debemos limpiarlo y realizar un filtraje de un día completo. Después deberemos volver a limpiar el filtro.

Si observas partículas sobre el agua puedes utilizar floculante, que las llevarás al fondo para que puedas quitarlas con un limpiafondos.

El agua está sucia y presenta tonos coloreados. El agua tiene sales. Tratamiento con incrementador o reductor de PH para ponerlo en un nivel adecuado (entre 7,2 y 7,6).

También deberemos añadir floculante, y dejarlo reposar durante horas.

Pasaremos el limpiafondos en el desague.

Por último rellenaremos con agua la piscina y regularemos nuevamente los niveles de pH.

 

 

Algas en el agua

Problema Causa Solución
Agua verde

Las paredes resbalan

Están proliferando algas, seguramente por un tratamiento insuficiente. Revisar los niveles de cloro o de otros desinfectantes que se estén utilizando.

Equilibrar el PH para que se sitúe en un nivel entre 7,2 y 7,6. Usaremos reductor o incrementador según sea la necesidad.

Realizar un tratamiento de choque con cloro granulado.

Frotar las paredes para eliminar las manchas verdes o las zonas resbaladizas.

Filtrar durante un día completo.

 

Otros problemas comunes en mantenimiento de piscinas

Problema Causa Solución
El agua tiene espuma Demasiado algicida.

Restos orgánicos en el agua.

Renovar el agua, vaciando y volviendo a llenar con agua nueva.

Tratamiento de choque con cloro rápido. Circulación del agua durante varias horas.

Regular el pH a sus niveles adecuados.

Suministrar antialgas con antiespumante.

El agua irrita los ojos y la piel. El agua desprende un fuerte olor a cloro. El PH está en un nivel bajo, siendo ácido. Tiene un alto nivel de cloro combinado. Tratamiento con incrementador de PH.

Tratamiento de choque con peróxido de nitrógeno o cloro rápido.

Filtrar durante un día completo.

El agua irrita los ojos y la piel, pero no desprende olor. El nivel de cloro está demasiado alto. Reducir la dosis de cloro. El objetivo es que quede entre los 0,6 y los 1,5 p.p.m.

Neutralizador de cloro en caso necesario para reducir los niveles de cloro a un volumen adecuado.

Se oxidan accesorios El PH está por debajo de 7, y por tanto está bajo. Subir el nivel de pH hasta los niveles adecuados (7,2 y 7,6)
Las paredes sobre el agua presentan manchas. Se pueden percibir manchas en la ropa de baño. El problema se debe a la mezcla de grasas, que vienen del sudor, restos de crema; con polvo o polen. Limpieza de las paredes.

Ducha antes de cada baño para eliminar las grasas corporales.

¿Cuánto dura el agua de una piscina?

Un aspecto que debemos tener en cuenta para el mantenimiento de piscinas es cuánto dura el agua. Es algo importante, ya que los químicos con los que realizamos el tratamiento del agua van dejando restos que con el tiempo producen una acumulación (TDS – Sólidos disueltos totales), por la que es conveniente realizar un cambio completo del agua de la piscina cada determinado tiempo. La recomendación es cambiarla cuando supera los 2000-3000 gr/m3 de TDS. Aunque si deseas tener un período de tiempo para hacerlo más sencillo, es recomendable hacer el cambio del agua cada 5 años.

Por encima de todo, está el sentido común. Ya que, si estamos observando que cada vez nos cuesta más controlar los niveles de pH, haciéndose una tarea difícil, puede que el cambio completo del agua sea la solución más adecuada.

Cómo limpiar una piscina

como limpiar piscina vacía

Cuando realices el cambio completo del agua en una piscina, conviene aprovechar el momento para hacer una limpieza más profunda. De esta manera comenzarás con buen pie para poder disfrutar de baños agradables teniendo una menor preocupación por la conservación del agua.

Toda la limpieza que puedas hacer con la piscina vacía evitará que el agua se contamine con la suciedad ya presente en las paredes y accesorios. Con el fin de poder disfrutar de estas ventajas, te compartimos estos sencillos pasos para limpiar una piscina. Es una tarea que puede resultar intensa, por eso te compartimos algunos consejos para que el trabajo resulte más sencillo de realizar.

Pasos para limpiar una piscina

1. Dejar la piscina vacía de todos los restos de suciedad. Quitar los que encuentres, para poder efectuar una limpieza efectiva.

2. Limpiar las manchas de la piscina. Para hacerlo puedes utilizar cloro granulado, añadiendo un dedo de agua a la piscina y el cloro en cada una de las manchas. Deberás frotar cuando veas que ha hecho efecto. Gracias al efecto del cloro, evitarás tener que frotar con mayor intensidad. Este método te servirá para poder realizar la limpieza del suelo.

3. Para limpiar las paredes podremos utilizar un cepillo y ácido clorhídrico (salfumán). Para el uso del ácido clorhídrico es necesario que te protejas con guantes, gafas protectoras, mascarilla y ropa de protección, ya que es un químico agresivo. El uso del ácido clorhídrico también te servirá para poder eliminar las manchas de cal, que suelen ser manchas que no pueden quitarse de otro modo. Para hacer la preparación se diluye con agua al 50%. Es muy importante primero poner el agua y después añadirle el ácido clorhídrico. Nunca lo hagas al revés.

4. Revisa el estado del filtro y realiza la puesta a punto recomendada por el fabricante.

5. Una vez la piscina esté completamente limpia, podrás llenarla.

6. Cuando la piscina esté llena realiza un análisis del nivel de pH, y regula con incrementador o reductor de pH, según sea la necesidad.

Detalles finales para la puesta a punto de la piscina

Cuando hemos realizado un cambio de agua con la correspondiente limpieza de la piscina, deberemos tener algunos aspectos en cuenta para la puesta a punto de la piscina.

Pasos a seguir para una correcta puesta a punto de la piscina:

1. Limpia los filtros de la piscina. Esto es de vital importancia, ya que si tenemos limpia el agua, un filtro sin limpiar puede estropearte el trabajo realizado. Piensa que el buen estado del filtro es fundamental para el buen mantenimiento de la piscina.

2. Si el filtro es de arena, también deberemos revisar su estado. Es conveniente que realices un cambio de arena cada 3 años.Realiza una revisión de los skimmers para comprobar que está en una condición óptima. Puedes limpiarlo con una manguera.

3. Limpia el vaso con cepillos o esponjas. Se deberá hacer la limpieza con cuidado para no dañar las paredes del vaso.

4. Comprueba el estado del sistema de iluminación.

5. Otro aspecto a revisar es el estado de distintos accesorios de la piscina, como: escalera, trampolín, etc. Si los encuentras en buenas condiciones para su uso, realiza una limpieza para que no estén resbaladizos y no contaminen el agua.

6. Deja el cobertor limpio. Déjalo secar antes de su uso.

Con estos 6 aspectos habrás realizado la puesta a punto de la piscina, dejándola en muy buenas condiciones para su uso. Ya es momento para darse un baño agradable.

Cómo tratar el agua de una piscina

 

Tipos de tratamientos para el mantenimiento de piscinas

Desde Vadequímica nos hemos propuesto ofrecerle una guía completa sobre el mantenimiento de piscinas. Para hacerlo estamos revisando punto por punto cada una de las necesidades que le pueden surgir. Ahora llega el turno de cómo tratar el agua de una piscina.

En ocasiones, el agua de la piscina puede descontrolarse. Puede hacerlo en los niveles de pH, en el crecimiento de algas, en qué el agua esté turbia, y un largo etcétera.

Por esa razón vamos a revisar distintas opciones de cómo tratar el agua de una piscina. El uso del cloro es el más popularizado, sin embargo hay otros tratamientos que presentan ventajas e inconvenientes respecto a éste.

Mantenimiento de piscinas con cloro

Mantenimiento de piscinas con cloro

El tratamiento con cloro es el más popular para el mantenimiento de piscinas. El cloro actúa como oxidante, convirtiendo los restos orgánicos (pieles, pelo, algas, etc) en compuestos que serán evaporados en forma de gas.

Ventajas del cloro

  • Es un desinfectante económico.
  • Su actuación es muy rápida.
  • Es cómodo de utilizar.

Inconvenientes del cloro

  • En el caso del cloro granulado o el de pastillas, deja residual.
  • Puede resecar ojos y piel si el nivel no es el adecuado.
  • Produce un vapor en el proceso de desinfección que puede resultar incómodo en piscinas cubiertas.

Cómo realizar el tratamiento de piscinas con cloro

Ahora que ya sabemos cuáles son las principales ventajas y los inconvenientes más destacados, podemos hablar de cómo realizar un tratamiento con cloro.

1) Para que el cloro haga efecto, el pH debe estar en un nivel entre 7,2 y 7,6. Si nos encontramos con un nivel por encima o por debajo, primero deberemos regularlo con un minorador o un aumentador de pH.

2) El cloro deberá estar en un baremo entre 1 y 1,5 ppm. Es mediante el control de este baremo, que podremos saber qué cantidad de cloro será necesaria suministrar.

3) En días de lluvia deberás incrementar la cantidad de cloro que suministras a la piscina.

4) Si los baños en la piscina han sido abundantes, o se ha bañado mucha gente, es necesario incrementar la cantidad de cloro.

5) Si utilizas cloro en pastillas, utiliza un suministrador de cloro. Echar la pastilla directamente quema la pintura de la piscina.

Mantenimiento de piscinas con hipoclorito de sodio

El hipoclorito de sodio, más conocido como legía, es un desinfectante muy potente que elimina distintos microorganismos y bacterias. El tratamiento de piscinas con hipoclorito de sodio se utiliza con frecuencia.

Ventajas del tratamiento con hipoclorito de sodio

  • Es muy potente.
  • Tiene un carácter residual, que potencia su facultad desinfectante.

Inconvenientes del tratamiento con hipoclorito de sodio

  • Es necesaria una bomba de dosificación.
  • Su coste es más elevado.
  • Requiere un control más elevado del pH, ya que lo aumenta.

Indicaciones de uso del hipoclorito de sodio para el mantenimiento de piscinas

El hipoclorito de sodio tiene que ser suministrado de forma automática por medio de una bomba de dosificación. Debes tener precaución al realizar la carga de hipoclorito en la bomba, ya que es un producto altamente corrosivo.

Por otro lado, es importante que aumentes el control del nivel de pH. El hipoclorito de sodio tiende a aumentar los niveles de pH. Esto ocasiona que se vuelva irritante (a partir de 11) o corrosivo (si supera un nivel de 13).

También es importante mencionar que el hipoclorito de sodio debe situarse en un lugar ventilado. La razón es que el gas que produce es explosivo, por lo que debemos tener en cuenta este aspecto para ubicarlo en un sitio donde tengamos algo de ventilación.

Cómo realizar el tratamiento de piscinas con hipoclorito de sodio

El hipoclorito sódico es un tratamiento más agresivo, a la vez que eficaz. Por esa razón se deberá suministrar la dosis diaria cuando el agua ya no esté expuesta al sol (al atardecer, por ejemplo), y cuando la piscina esté vacía. Deberemos programar la bomba de ésta forma.

En cuanto a las dosis, deberás suministrar inicialmente 20 litros por cada 100m3 de agua. Cantidad que deberás duplicar los días de lluvia o en los que se ha hecho un uso intensivo de la piscina.

Posteriormente, tras esta primera dosis, bastará con suministrar 4 litros por cada 100m3 para tener un correcto mantenimiento de tu piscina.

Mantenimiento de piscinas con bromo

El bromo es un componente químico que ofrece muy buenos resultados en el tratamiento del agua. Su poder desinfectante es similar al del cloro pero presenta algunas ventajas e inconvenientes respecto a éste.

Ventajas del tratamiento con bromo

  • Posee poder desinfectante con unos niveles de pH entre 7 y 8. Por esta razón no deberá estar tan pendiente del nivel de pH.
  • Es efectivo hasta los 40º. En este sentido supone una ventaja respecto a otros productos químicos utilizados en el mantenimiento de piscinas.
  • La combinación de bromo con la materia orgánica produce bromo combinado, pero a diferencia del cloro combinado, mantiene su poder desinfectante y no produce un olor desagradable.
  • Es potente en la eliminación de algas.

Inconvenientes del tratamiento con bromo 

  • Su coste es muy elevado, y se trata de un desinfectante utilizado en piscinas de alto standing.

Indicaciones para el tratamiento de piscinas con bromo

Si quieres utilizar el bromo para el mantenimiento de tu piscina, hay algunos aspectos que deberás tener en cuenta para realizar un correcto tratamiento.

En primer lugar, y lo más importante, es que el bromo no debe ser superior a los 200 mg por litro.

Por otro lado, al ver los beneficios de uso del bromo para el mantenimiento de piscinas, podemos pensar que es un químico inofensivo. Pero eso no es así. Debemos estar muy atentos a las indicaciones para la manipulación que dé el fabricante, ya que puede presentar riesgos para la salud de los bañistas. Sin embargo, que esto no te alarme, pues la mayoría de productos químicos requieren precauciones para su manipulación. Si hacemos bien las cosas no debe causarnos problema alguno.

Mantenimiento de piscinas con oxígeno activo

El tratamiento con oxígeno activo está muy de moda, ya que es un componente que es respetuoso con el medio ambiente, y no libera gases como en el caso del cloro. Su alta efectividad lo ha situado como uno de los mejores tratamientos del agua que tenemos en la actualidad.

Su uso se ha extendido mucho para piscinas cubiertas, ya que el hecho de que no produzca los vapores del cloro, es una gran ventaja en un lugar cerrado.

Ventajas del tratamiento con oxígeno activo

  • No produce irritación en los ojos o en la piel.
  • Se puede combinar con el uso de alguicida o floculante.
  • No genera residuos.
  • No provoca olores.

Inconvenientes del tratamiento con oxígeno activo

  • Se evapora fácilmente con altas temperaturas. Eso hace que en días de mucho calor tenga que aumentar las dosis.
  • El tratamiento requiere de un mayor control a causa de su volatidad, por lo que será necesario mantener un mayor control del nivel de oxídeno activo en el agua.

Indicaciones para el uso del oxígeno activo en el mantenimiento de piscinas

Si te ha convencido el uso del oxígeno activo para el mantenimiento de tu piscina, te compartimos algunas indicaciones que creemos importantes para su uso.

Como hemos comentado anteriormente, el oxígeno activo se ha popularizado para el tratamiento de piscinas interiores. El hecho de que no produzca olor ni irritaciones, lo hace ideal para este tipo de piscinas que se encuentran en lugares cerrados. Por otro lado, su uso en piscinas exteriores es algo más complicado, ya que su poca resistencia al calor hace que se tenga que gastar mayores cantidades para una dosis adecuada.

Con el oxígeno activo disponemos de dos opciones para el mantenimiento del agua: granulado o líquido. En el caso del oxígeno activo granulado, la cantidad adecuada es de 5 a 8 mg por cada litro de agua. En el caso del líquido, la cantidad para un nivel adecuado será de 2 mg por litro.

Tratamiento de choque piscina

A diferencia de los tratamientos que hemos visto anteriormente, el tratamiento de choque te resultará útil cuando el agua está contaminada, tanto con bacterias como con residuos orgánicos.

Así mismo, también es común el tratamiento de choque como prevención. Dejarás el agua en perfectas condiciones para su baño, y para poder realizar un mantenimiento posterior adecuado.

¿Cuándo realizar un tratamiento de choque?

Una de las grandes ventajas de realizar un tratamiento de choque es que evitarás el crecimiento de algas, ya que elimina sus esporas.

Por otro lado, también elimina gran cantidad de organismos que contaminan el agua, lo cual nos permite disfrutar del agua sin malos olores, ni irritaciones en los ojos o piel. Eso es debido al dejar el agua libre de organismos, estamos ayudando a que mejoren los niveles de cloro combinado (cloro + materia orgánica).

Hacer un tratamiento de choque nos sirve para dejar el agua en perfectas condiciones para su uso, esto puede hacer falta porque el agua se ha deteriorado en exceso, o por requerir una puesta a punto inicial.

Productos para hacer un tratamiento de choque

Tienes diferentes opciones para hacer un tratamiento de choque. Hay tres productos químicos que recomendamos para hacerlo: cloro rápido para tratamientos de choque, oxígeno activo y oxígeno líquido.

Si quieres conocer más detalles de las ventajas que presenta cada uno de estos productos químicos, puedes leer la entrada que publicamos en el blog: ¿Cómo recuperar rápidamente el agua de la piscina?.

Mantenimiento de piscinas para darse un baño agradable

Agua piscina, todo lo que necesitas saber

En esta sección de la guía de mantenimiento de piscinas vamos a tratar los aspectos relativos al cuidado del agua de la piscina. Aquí entramos en la materia principal del mantenimiento de una piscina, ya que es en el agua donde encontramos el foco de todo el trabajo a realizar.

 

Cómo aclarar el agua de una piscina

Cuando encontramos el agua turbia, es importante saber cómo aclarar el agua de una piscina. Para hacerlo, lo más común es el uso de floculante, ya que es un producto que une las partículas para hacerlas caer al fondo de la piscina. Esto nos permite limpiarlas con el limpiafondos.

Dejar la piscina con el agua cristalina

No cabe duda de que darse un baño es uno de los mayores placeres del verano. Pero encontrarnos el agua turbia, o verde nos puede quitar las buenas sensaciones. Por eso te recordamos estos 6 puntos importantes para tener el agua cristalina de tu piscina.

  1. Filtrado del agua 8 horas diarias. Si es posible en dos tramos de 4 horas separados.
  2. Limpiar la suciedad de la superficie con una red.
  3. El agua necesita que la tratemos con algún desinfectante. Puede ser el cloro o cualquiera de las actuales alternativas.
  4. Aminorador o incrementador de pH según sea la necesidad. Deberás llevar el control del nivel de pH, y utilizar uno u otro según necesites subir o bajar el nivel.
  5. Usarlo de forma preventiva siempre que añadas agua a la piscina. También es conveniente su uso durante los meses de más calor, ya que el calor es una de las condiciones fundamentales del crecimiento de algas en el agua.
  6. Para llevar la suciedad al suelo de la piscina, y que de esta forma podamos sacarla con el limpiafondos.

Limpiar el agua de la piscina

limpiar agua de la piscina

Ya hemos visto la forma de mantener el agua de la piscina cristalina, pero ¿qué pasa cuando el agua ya se ha ensuciado? Compartimos contigo estos sencillos pasos para que sepas cómo limpiar el agua de la piscina cuando ya está sucia.

Identificar el problema

Lo más importante antes de ponernos manos a la obra es identificar el problema que hace que el agua de nuestra piscina esté sucia.

Como hemos visto al inicio de esta guía para el mantenimiento de piscinas hay algunos problemas que son comunes:

- El agua está turbia.

- Presenta un color verdoso.

- Agua sucia con tonos coloreados.

- Hay espuma en el agua.

¿Cómo está el agua que quieres limpiar? Dependiendo de tu respuesta a esta pregunta, deberás realizar un tratamiento u otro.

Tratamiento de choque para limpieza profunda del agua

Cuando tenemos el agua de la piscina sucia, la mejor forma de limpiarla es haciendo un tratamiento de choque. Es algo que se debería poder evitar con un correcto mantenimiento de la piscina. Pero a veces, el agua se nos descontrola y requiere de un tratamiento más agresivo.

El tratamiento de choque se presenta como la base para cualquier limpieza profunda del agua, después deberemos atender a ciertos aspectos dependiendo del problema concreto que presente.

Además, siempre es recomendable realizar un tratamiento de choque semanal durante los meses de verano, en los que el agua tiene un mayor uso y el sol es más intenso. Realizando uno semanalmente nos aseguramos de que diferentes aspectos del agua se mantengan en un correcto equilibrio durante toda la temporada.

¿Cómo hacer un tratamiento de choque para la piscina?

El tratamiento de choque con cloro no es otra cosa que suministrar una cantidad más abundante de lo normal en el agua de la piscina. Es lo que se conoce como supercloración.

Sin embargo, es muy importante que antes de suministrar el cloro regulemos los niveles de pH del agua. La razón es que el cloro pierde efecto si el nivel de pH no está entre 7,2 y 7,6. Por ese motivo es importante que antes de iniciar la supercloración regulemos el pH, ya que de lo contrario el efecto no será el mismo.

Cómo tratar el agua verde de la piscina

agua verde piscina

Cuando observamos que el agua de la piscina se pone verde es porque están proliferando algas. Esto suele traer muchos dolores de cabeza cuando no realizamos un correcto mantenimiento de piscinas. Por esa razón es uno de los aspectos a tener en cuenta en nuestra revisión y mantenimiento diario.

No obstante, nos puede ocurrir que el agua se ponga verde. Los abundantes calores de los meses de verano con el uso intensivo de la piscina pueden ocasionar la proliferación de algas. Esto es debido a que es común que el pH se descontrole. Cuando es inferior a 7,2 hace que el cloro pierda efecto, y cuando es superior a 7,6 ayuda a que las algas se desarrollen en el agua. Es por esa razón que te explicamos cómo tratar el agua verde de la piscina.

Pasos para eliminar las algas

Para eliminar las algas del agua deberemos realizar las siguientes acciones:

1) Revisar el nivel de pH. Como puedes ver, este es comúnmente el paso previo de cualquier tratamiento. Esto se debe a que el pH influye sobre muchos aspectos en el agua. Será lo primero a revisar normalmente para cualquier tratamiento del agua que realicemos.

2) Realizar un tratamiento de choque. Lo recomendable es hacerlo con cloro u oxígeno activo.

3) Limpiar bien las paredes y cualquier resto de algas que encontremos por el agua. Las algas suelen posarse sobre las paredes. De nada servirá que limpiemos el agua si no eliminamos cualquier resto de alga que pueda volver a reproducirse cuando encuentre las condiciones adecuadas.

4) Filtrado del agua durante 8 horas. Una vez realizados los pasos previos, es momento para hacer un filtrado completo de la piscina.

5) Suministrar antialgas. Cuando ya tenemos la piscina libre de algas podemos añadir una dosis de antialgas. Se trata de un producto que actúa mayormente para la prevención. De esta forma conseguiremos proteger nuestra piscina para que no puedan volver a crecer algas.

6) Incrementar los análisis del nivel de pH. Un aspecto a tener en cuenta es el realizar un mayor control de los niveles de pH en el futuro, ya que es uno de los aspectos que pueden condicionar el crecimiento de algas en el agua.

 

PH piscina a fondo

Medir ph agua piscina

Qué es el PH del agua de una piscina

El valor del pH del agua es uno de los aspectos más importantes para medir la calidad del agua. El pH nos indica si el agua es ácida o alcalina. Es tan importante en el mantenimiento de piscinas porque condiciona la efectividad del cloro. Un pH demasiado bajo hace que el cloro solamente tenga un 40% de su efectividad. Sin embargo, un pH ácido hace que se generen unas condiciones en el agua perfectas para la aparición y reproducción de las algas.

Cómo medir el PH de la piscina

Para medir el pH de la piscina tendremos que hacer uso de un medidor de pH. Existen dos tipos, el medidor de pH manual y el medidor de pH electrónico. Ambos funcionan de forma distinta. Con el manual hay que mojar unas tiras que se colorean, y que nos indican el valor del pH. Los electrónicos se introducen en el agua para que nos muestren el valor analizado.

El electrónico ofrece resultados más fiables.

PH ideal piscinas

EL ph ideal se encuentra en un nivel entre 7,2 y 7,6. No obstante, es más recomendable tener un nivel entre 7,2 y 7,4. Pero ambos varemos son adecuados.

Dependiendo del tratamiento desinfectante del agua que estemos utilizando, podremos ser un poco más flexibles con el pH, ya que el oxígeno activo conserva su eficacia hasta un nivel de pH de 8. Sin embargo, si utilizamos cloro deberemos llevar un control más exhaustivo.

PH alto piscina

Consideramos un nivel alto de pH en una piscina cuando es superior a 7,6. Para reducirlo deberemos utilizar un minorador de pH.

PH bajo piscina

Tenemos un nivel bajo de pH cuando está por debajo de 7,2. Para subir el nivel es adecuado el uso de un incrementador de pH.

 

Cloro para piscina a fondo

El cloro es el desinfectante más popular para el tratamiento de una piscina. Su rápida actuación, su comodidad de uso y su económico coste lo han llevado a ser el tratamiento más utilizado.

No es posible hacer una guía del mantenimiento de piscinas sin hablar sobre el cloro y sus efectos, y de cuales son las indicaciones para su uso.

Además, existen distintas variantes de cloro que podemos utilizar, cada una de ellas presenta distintas facultades para el tratamiento del agua.

 

Cloro granulado, cloro líquido vs cloro en pastillas

Existen diferencias entre el cloro granulado, cloro en pastillas y el cloro líquido. El cloro granulado es un tratamiento menos agresivo, y que por lo tanto ofrece algunas ventajas para la salud. No produce irritación en la piel, ni desprende olor a cloro. Sin embargo, el cloro líquido es un tratamiento más potente, y con el que se deben tomar mayores precauciones. El cloro en pastillas tiene la ventaja que se dosifica de forma automática, ya que la pastilla se va deshaciendo poco a poco.

Existen productos de los distintos tipos de cloro para el mantenimiento de piscinas. Las tres opciones son muy distintas, de las que no puede decirse que una sea mejor que la otra. Los tres tipos de cloro ofrecen distintas ventajas que hacen que el tratamiento del agua sea efectivo. También tienen inconvenientes diferentes, así que será en base a lo que necesites y lo que te resulte más cómodo lo que te haga tomar una decisión sobre cuál es el tipo de cloro que más te conviene utilizar para el mantenimiento de tu piscina.

El cloro en pastillas solamente es utilizado para realizar el mantenimiento habitual del agua, mientras que el cloro líquido puede servir tanto para el tratamiento habitual como para el tratamiento de choque. Por último, el cloro granulado tiene dos variables: cloro granulado rápido y cloro granulado lento. El rápido no es útil para realizar un tratamiento de choque, mientras que el lento lo usamos para el mantenimiento habitual de la piscina.

Cómo calculo el cloro que tengo que suministrar

Una de las dudas que se suelen tener al principio de tener una piscina es cuánto cloro se le echa a una piscina. Para saberlo en imprescindible medir nivel de cloro de la piscina. No podemos saber cuánto cloro echar antes de conocer la cantidad de cloro que ya tiene el agua de nuestra piscina.

Hay dos tipos de niveles de cloro que debemos analizar y controlar:

  • Cloro libre. Es el cloro que tiene el agua de la piscina. El nivel ha de encontrarse entre 0,6 y 1,4 mg/l.
  • Cloro combinado. Es el cloro unido a la materia orgánica del agua. La unión de ambos componentes hacen lo que se conoce como cloro combinado. Su nivel no debe ser superior a 0,4mg/l.

El cloro total es la suma de ambos cloros, y no debe excederse a la suma de los máximos del cloro libre y el cloro combinado. Es decir, no debe ser superior a 1,8 mg/l.

Clorador salino

El clorador salino es un aparato utilizado para el tratamiento del agua de piscinas con sal. La sal granulada se presenta como un tratamiento alternativo con electrolisis o clorador salino. Las concentraciones de sal son mucho menores que las del mar, por lo que no te lleves la idea de que transformaremos el agua de la piscina en un agua similar a la del mar. La sal granulada es utilizada como un producto para la desinfección del agua.

Cloro para piscinas pequeñas

En un principio, las piscinas pequeñas no presentan ninguna variación respecto a las grandes. Ya que pese a que la cantidad de agua que contienen es mucho menor, también será la cantidad de productos químicos que utilicemos.

Sin embargo, es altamente recomendado utilizar cloro en pastillas para las piscinas pequeñas, ya que resulta más cómodo de utilizar y su difusión es paulatina. Eso es una ventaja para este caso particular, en el que hay menos cantidad de agua.

Cantidad de cloro para piscinas pequeñas

La cantidad de cloro para piscinas pequeñas dependerá del tamaño de la piscina. Lo recomendable es 40 gr por cada m3, y posteriormente unos 15 gr por cada m3.

Si quieres calcular los metros cúbicos de tu piscina puedes hacerlo con esta fórmula:

Largo x ancho x profundidad = m3

Si utilizas cloro en pastillas, tendrás que ir revisando los niveles de cloro para que se mantengan en los niveles adecuados.

Oxígeno líquido y oxígeno activo para piscinas

Llega el turno para ver en detalle qué es el oxígeno líquido y qué es el oxígeno activo. Qué usos podemos darle a cada uno para el mantenimiento del agua.

¿Qué es el oxígeno liquido?

El oxígeno líquido es un producto que es elaborado a base de agua oxigenada. Se utiliza como producto para la desinfección de la piscina, como substito del cloro. Es muy efectivo para limpiar el agua verde o turbia.

Cuánto oxígeno líquido se echa en la piscina

La cantidad de oxígeno líquido que se añade a la piscina varía, como suele ser habitual, del tratamiento inicial (o tratamiento de choque) al tratamiento de mantenimiento.

  • Para realizar una recuperación del agua debemos añadir 3 litros por cada 10 m3.
  • Para el mantenimiento de la piscina 1 litro diario por cada 10 m3 de agua.

¿Qué es el oxígeno activo?

El oxígeno activo también está elaborado a partir de agua oxígenada, pero se presenta en forma de polvos. Se utiliza mucho como activador del bromo, como complemento para tratamientos de piscinas con bromo.

Cuánto oxígeno activo se echa en la piscina

Respecto a la cantidad a sumiminar de oxígeno activo, recomendamos lo siguiente:

  • 20 gr por cada m3 para el tratamiento inicial.
  • 10 gr por cada m3 para el tratamiento de mantenimiento.

 

Floculante para piscinas

El floculante es un producto químico útil para unir las partículas contaminantes del agua y llevarlas al fondo de la piscina. Nos permite limpiar el agua cuando está turbia. AUnque su función es la de juntar los residuos para eliminarlos posteriormente con el limpiafondos.

Cuánto floculante se echa piscina

El floculante que ofrecemos en Vadequímica, va por cartuchos. Será necesario añadir un cartucho por cada 25 m3 de agua.

Leave a Reply

Sorry, you must be logged in to post a comment.