Blog de Vadequímica

El espacio donde conocer las características y aplicaciones de productos químicos para piscinas, agricultura, tratamiento de aguas, automoción, hogar, entre muchos otros.

Product was successfully added to your shopping cart.

Mantenimiento de piscinas, guía completa

El mantenimiento de tu piscina es una tarea que puede resultar muy sencilla si dispones de la información necesaria para hacerlo bien.
En Vadequímica nos proponemos ayudarte a:

1. Conocer los conceptos básicos
2. Los métodos para el tratamiento de la piscina
2.1. Tipos de tratamiento
2.1.1. Mantenimiento con cloro
2.1.2. Mantenimiento sin cloro
2.1.3. Mantenimiento con sal
3. Dosificaciones de producto
4. Cómo solucionar los problemas que se nos pueden presentar

Tienda productos mantenimiento piscinas

1. Conocer los conceptos básicos

    1.1 Filtración de agua:

    Es la acción de hacer pasar el agua de la piscina con el impulso de una bomba eléctrica por un filtro de agua cargado con un agente filtrante. La filtración es imprescindible para eliminar las partículas en suspensión del agua y con ello lograr que permanezca clara i transparente.

    El agente tradicional usado es la arena de sílice para piscinas. En Vadequímica aconsejamos la arena de vidrio que, por su carga eléctrica retiene las partículas en suspensión del agua con mucha más efectividad que la de sílice. Además, su duración en el filtro es tan larga que, una vez hecha la carga del filtro, prácticamente nos podremos despreocupar de su reposición.

    1.2 Desinfección:

    La desinfección consiste en la eliminación constante de bacterias, hongos, esporas y virus contenidas en el agua de nuestra piscina. Decimos “constante” porque estos contaminantes proliferan fácil y rápidamente. Sobretodo si el agua está caliente (verano) y hacemos un uso intensivo de la piscina.

    Según el método de mantenimiento que escojamos, utilizaremos un desinfectante u otro. Conviene conocer sus ventajas y desventajas.

    1.3 pH:

    El valor del pH del agua es uno de los aspectos más importantes para medir la calidad del agua. El pH nos indica si el agua es ácida o alcalina. Es tan importante en el mantenimiento de piscinas porque condiciona la efectividad del cloro. Un pH demasiado bajo hace que el cloro solamente tenga un 40% de su efectividad. Sin embargo, un pH ácido hace que se generen unas condiciones en el agua perfectas para la aparición y reproducción de las algas.

      • Cómo medir el PH de la piscina

      Para medir el pH de la piscina tendremos que hacer uso de un medidor de pH. Existen dos tipos de medidores:

      1. Medidor de pH manual: hay que mojar unas tiras que se colorean, y que nos indican el valor del pH.
      2. Medidor de pH electrónico: se introduce en el agua para que nos muestren el valor analizado.

    El electrónico ofrece resultados más fiables.

    pH correcto pH alto pH bajo
    Entre 7,2 y 7,6 Superior 7,6 (minorador de pH) Inferior a 7,2 (incrementador de pH)

    Dependiendo del tratamiento desinfectante del agua que estemos utilizando, podremos ser un poco más flexibles con el pH, ya que el oxígeno activo conserva su eficacia hasta un nivel de pH de 8. Sin embargo, si utilizamos cloro deberemos llevar un control más exhaustivo.

    1.4 Alcalinidad:

    La alcalinidad es la cantidad de carbonatos y bicarbonatos presentes en el agua. Una alcalinidad insuficiente produce corrosión y manchas sobre las partes metálicas y los accesorios, además de dificultar el ajuste del pH.

    Suele haber una deficiencia de alcalinidad cuando usamos agua de la red con un muy bajo contenido en sales (a veces procedente de una desalinizadora pública).
    Para resolver este problema utilizaremos el incrementador de alcalinidad. Es un compuesto en polvo destinado a aumentar la alcalinidad total del agua de piscinas cuando es inferior a 125 ppm (partes por millón).

    1.5 Floculación:

    Es la unión de las micropartículas del agua turbia de la piscina en partículas grandes que precipitan al fondo para luego ser recogidas con el limpiafondos. Con ello conseguiremos un agua clara i transparente. Para la floculación utilizaremos el floculante (suele ser líquido) aplicándolo directamente al agua en la dosis que indica el envase.

    1.6 Algas:

    Son microorganismos orgánicos que proliferan en el agua de la piscina especialmente cuando el pH está fuera del rango adecuado y el agua se calienta por el efecto del sol. Veremos que tenemos un problema de proliferación de algas cuando el agua de la piscina se nos pone de color verde.

    Para prevenir este problema hay varios sistemas y aconsejamos utilizar uno u otro según el método de mantenimiento escogido. En caso de que sea demasiado tarde y ya tengamos la piscina de color verde, deberemos hacer un tratamiento de choque. Con nuestra propuesta, en 24 horas tendremos la piscina clara y transparente de nuevo.

    1.7 Skimmer:

    Son los dos cestos situados en un extremo de la piscina que sirven para retener las hojas y partículas más grandes. A la vez, es donde pondremos las pastillas para la desinfección y el tratamiento del agua.

    1.8 Cloro lento:

    Es el compuesto clorado adecuado para la desinfección constante de la piscina. Suele estar disponible en forma granulada para aplicación en toda la piscina. O bien en forma de tabletas para aplicación en el skimmer. Podremos optar por dos tipos de cloro lento dependiendo de su composición química:

    1.9 Cloro sólido tradicional:

      • Hipoclorito cálcico:
      • Cloro choque o rápido: es el compuesto clorado adecuado para hacer una desinfección de urgencia y rápida. Suele estar disponible también en forma granulada y en pastillas.
      • Cloro líquido: es un compuesto clorado en forma líquida que se aplica bien manualmente directamente en la piscina o bien por medio de un dosificador automático. Su manipulación requiere usar gafas y protección para la ropa pues la puede estropear.
      • Cloro multiacción: son pastillas que contienen varios ingredientes con el fin de conseguir de forma preventiva el beneficio de todos los efectos a la vez:

      1. Cloro lento para la desinfección.
      2. Antialgas.
      3. Floculante para clarificar el agua.

      • Bromo: tiene un precio elevado en relación con el cloro o al oxígeno por lo que solo se utiliza en piscinas de agua caliente cubiertas o en spas-jacuzzis.
      • Antialgas: es un compuesto que previene la formación de algas en el agua de la piscina. También sirve para corregir el exceso de algas cuando se ha producido. Aconsejamos utilizar un antialgas de buena calidad.

2. Métodos de tratamiento para nuestra piscina:

El objetivo principal del mantenimiento es conseguir que el agua de nuestra piscina esté desinfectada, clara y transparente. Y aquí podremos ver que con pocos productos y de buena calidad, se puede conseguir este objetivo fácilmente.

Según nuestra experiencia, la mejor manera de evitar problemas con el agua es prevenir que éstos aparezcan. Y si aparecen, hay que actuar enseguida de forma adecuada.

Veremos que el riesgo de que aparezcan problemas aumenta a medida que el agua está más caliente, cuanto más nos bañemos en ella y también cuando hay elementos externos que nos afectan (lluvia, polvo, suciedad…)
En cuanto a la dosificación de cada producto, les recomendamos consulten la ficha técnica de cada producto en Vadequímica.

Para conseguirlo, hay varios métodos que veremos a continuación. Cada uno de los métodos se distingue por el desinfectante básico que utilizaremos, así como en la metodología para aplicarlo. Para el mantenimiento, necesitaremos también los productos complementarios para tener controlados el resto de los parámetros del agua en el punto óptimo. Sin él, la desinfección no será posible.

Sin más, vamos a comentar cuales son los métodos que podemos escoger para el mantenimiento de nuestra piscina.

como limpiar piscina vacía

    2.1 Tipos de tratamientos:

    Antes de cualquier tipo de tratamiento debemos tener en cuenta los siguientes pasos:

    1. Comprobar el estado en el que se encuentra el equipamiento de la piscina: bomba, filtro, válvulas, skimmer, etc.
    2. Aprovecha cuando la piscina esté vacía para hacer una limpieza profunda de las paredes y el suelo. Podrás eliminar la cal incrustrada, y prevenir el crecimiento de algas. Es más recomendable realizar este tipo de tarea cuando hay poco sol. Mantén la humedad del vaso.
    3. Si has cambiado el agua realiza una cloración de choque inicial para prevenir la proliferación de algas y bacterias. También es recomendable hacerla si no la has cambiado. Puedes hacerla con diferentes productos químicos, dependiendo del sistema de mantenimiento que hayas elegido.
    4. Analizar el nivel pH para situarlo entre 7,2 y 7,6. Puedes hacerlo con Incrementador pH o con Minorador pH, según necesites. Si el agua lleva mucha cal, al añadir agua nueva a la piscina la tendencia será a aumentar el pH y por esa razón debes utilizar el minorador de pH. Es lo más habitual.
    5. Introducir las dosis necesarias de los productos que hayamos elegido de nuestro sistema de mantenimiento.
    6. Configurar la programación del reloj controlador para el tiempo de filtrado diario. 8 horas al día en verano es suficiente para un adecuado mantenimiento del agua. Es mejor fraccionar en dos o tres espacios a lo largo del día.
    7. Una vez asegurados estos puntos, vamos a pasar al detalle del mantenimiento según el método elegido.

      2.1.1. Mantenimiento con cloro:

      El método tradicional para desinfectar nuestra piscina es con cloro. Es decir, utilizando cualquier compuesto clorado, más los productos complementarios. Este método es muy eficaz y económico. Aunque la cloración, sobretodo si no se aplica bien, puede producir efectos indeseados como son las cloraminas. Su efecto es el olor a cloro y llegar a producir irritaciones en mucosas.

      En resumen, consiste en desinfectar la piscina añadiendo pastillas de cloro lento en el skimmer (una o dos en cada skimmer) y reponerlas cuando estén ya disueltas. A la vez controlar el pH de la piscina para que esté dentro del rango entre 7,2 - 7,6. Y finalmente filtrar el agua durante al menos 8 horas diarias en verano. El filtrado durante el día es más efectivo que durante la noche por el efecto de los rayos solares sobre el compuesto clorado.

      En cualquier caso, conviene ir controlando cada pocos días el contenido de cloro libre: debe estar regulado a un nivel entre 0,5 ppm y 2 ppm de cloro libre, mientras que el cloro combinado (cloro + materia orgánica) no debe exceder los 0,6 ppm*.

      *ppm=partes por millón


      Ventajas del mantenimiento con cloro Inconvenientes del mantenimiento con cloro
      • Es un desinfectante con una buena relación eficacia/coste.
      • Su actuación es muy rápida.
      • Es cómodo de utilizar.
      • En el caso del cloro granulado o el de pastillas, deja residual.
      • Puede resecar ojos y piel si el nivel no es el adecuado.
      • Produce un vapor en el proceso de desinfección que puede resultar incómodo en piscinas cubiertas o en spas.
      • El mantenimiento requiere constante atención.

        Mantenimiento de piscinas con cloro

        • Productos disponibles para el tratamiento con cloro:

        • Cloro líquido:

        El cloro líquido es un desinfectante potente que elimina distintos microorganismos que se debe guardar en zona poco calurosas y ventiladas. El tratamiento de piscinas con cloro líquido supone la adición frecuente para su máxima eficacia.

        El cloro líquido tiene que ser suministrado de forma automática por medio de una bomba de dosificación. Debes tener precaución al realizar la carga del cloro en la bomba, ya que es un producto altamente corrosivo.

        Por otro lado, es importante que controles el nivel de pH. El cloro líquido tiende a aumentar los niveles de pH. Esto ocasiona que el agua se vuelva irritante (a partir de 11) o corrosivo (si supera un nivel de 13).


        Ventajas del tratamiento con cloro líquido Inconvenientes del tratamiento con cloro líquido
        • Es muy potente.
        • Tiene un carácter residual, que potencia su facultad desinfectante de forma permanente.
        • Es necesaria una bomba de dosificación.
        • Si falla la dosificación el agua puede estropearse rápidamente al quedar sin cloro.
        • Requiere un control más frecuente del pH, ya que lo aumenta.
        • Con la temperatura, los rayos solares y el tiempo, el cloro líquido pierde su concentración. Por ello debe consumirse lo antes posible a su adquisición.

        • Cloro lento:

        Se trata de cloro en forma de pastillas con un contenido de cloro activo del 90%. Recomendamos usar un cloro de buena calidad, tanto por su composición química como por la calidad de las pastillas. Una compactación deficiente implica que la pastilla se deshace rápidamente y con ello la duración del producto se acorta.

        • Cloro multiacción o multifunción:

        Actualmente, el sistema más cómodo y eficaz para el mantenimiento con cloro es utilizar pastillas multiacción. Con ellas y un buen control del pH y del filtrado, evitaremos que aparezcan los problemas habituales en el agua de la piscina.

        • Hipoclorito cálcico:

        Es otro compuesto clorado en forma sólida en pastillas con un contenido de cloro activo del 70%. Puede ser interesante su utilización por el precio en relación con el cloro lento. Es poco recomendable su uso en zonas donde el agua es dura.

        • Bromo:

        El bromo es un componente químico que ofrece muy buenos resultados en el tratamiento del agua. Su poder desinfectante es similar al del cloro, pero presenta algunas diferencias.


        Ventajas del tratamiento con bromo Inconvenientes del tratamiento con bromo
        • Posee poder desinfectante con unos niveles de pH entre 7 y 8. Por esta razón no deberá estar tan pendiente del nivel de pH.
        • Es efectivo hasta los 40º. Ello lo hace apto para piscinas de agua caliente cubiertas o jacuzzis-spas.
        • La combinación de bromo con la materia orgánica produce bromo combinado, pero a diferencia del cloro combinado, mantiene su poder desinfectante y no produce un olor desagradable.
        • Es potente en la eliminación de algas.
        • Su coste es muy elevado, y se trata de un desinfectante utilizado en piscinas de alto standing, o en piscinas cubiertas y agua caliente para evitar el olor a cloro.
        • El bromo en el agua no debe ser superior a los 200 mg por litro.

        Cómo actuar en caso de los siguientes problemas: CUADRO FINAL

    2.1.2. Mantenimiento sin cloro

    Este tratamiento tiene la ventaja de que es completamente inocuo para la salud y evita la formación de compuestos de cloro creadores de olores, irritaciones, etc…

    Consiste en utilizar el oxígeno activo, ya se líquido o granulado, como agente desinfectante en vez de un compuesto clorado. El tratamiento con oxígeno activo está muy de moda, ya que es un componente que es respetuoso con el medio ambiente, y no libera gases como en el caso del cloro. Su alta efectividad lo ha situado como uno de los mejores tratamientos del agua que tenemos en la actualidad. Su uso se ha extendido mucho para piscinas cubiertas, ya que el hecho de que no produzca los vapores del cloro es una gran ventaja en un lugar cerrado.

    Tipos de tratamientos para el mantenimiento de piscinas


    Ventajas del tratamiento con oxígeno activo Inconvenientes del tratamiento con oxígeno activo
    • No produce irritación en los ojos o en la piel.
    • Respetuoso con el medio ambiente
    • Se puede combinar con el uso de alguicida o floculante.
    • No genera residuos.
    • No provoca olores.
    • Se evapora fácilmente con altas temperaturas.
    • El tratamiento requiere de un mayor control a causa de su volatilidad. Aplicarlo con un dosificador automático es la solución ideal.

    • Indicaciones para el uso del oxígeno activo en el mantenimiento de piscinas:

    Si te ha convencido el uso del oxígeno activo para el mantenimiento de tu piscina, te compartimos algunas indicaciones que creemos importantes para su uso.

    Con el oxígeno activo disponemos de dos opciones para el mantenimiento del agua:

      Oxigeno activo líquido: la cantidad adecuada es de 5 a 8 mg por cada litro de agua.
      Oxígeno activo granulado: la cantidad para un nivel adecuado será de 2 mg por litro.

    Cómo actuar en caso de los siguientes problemas: CUADRO FINAL

    2.1.3. Mantenimiento con sal

    El tratamiento del agua de la piscina con sal o magnesio consiste en un sistema automático en el que vamos a descomponer la sal pura especial para piscinas (no aconsejamos sal marina) o magnesio que habremos añadido directamente, por medio de un aparato que debemos instalar conectado con el sistema de filtración.

    Cuando hablamos de sal o magnesio para piscinas, hablamos de decidir previamente si vamos a utilizar sal o magnesio (no los dos a la vez). Según decidamos por la sal o por el magnesio, el aparato deberá ser el adecuado para uno o otro.

    1. Proceso de cloración salina
    2. El tratamiento de piscina con sal consiste en aplicar un corriente eléctrico polarizado al agua de filtrado, y así se crea una pequeña reacción química que permitirá la desinfección del agua. Técnicamente se trata de una electrocloración, nuestro aparato electrolizador “fabricará” un desinfectante in situ. Este proceso tiene ciertos pasos y características:

      • Transformar la sal para piscina o magnesio en cloro:

      Hemos visto que, para preservar la salud de los bañistas, el agua de la piscina debe permanecer siempre sana. Nuestro electrolizador es uno de los sistemas que hay para destruir las bacterias y virus en el agua, y para inhibir su crecimiento. Para ello vamos a echar sal para piscinas o magnesio en el agua de la piscina directamente para que se disuelva. Cuando activemos el filtro, el agua pasará por nuestro electrolizador quien se encargará de transformar la sal en cloro libre.

      • La química al detalle:

      La sal o el magnesio que hemos añadido al agua es químicamente cloruro sódico o cloruro de magnesio. Disueltos en el agua quedan separados en iones cloruro y sodio o magnesio (Cl- y Na+ o Mg+). La tensión eléctrica aplicada sobre el cátodo y el ánodo produce cloro libre por electrólisis. Este cloro libre está compuesto por dos agentes desinfectantes: los iones hipocloritos (OCl-) y el ácido hipocloroso (HOCl).

      El más relevante es en realidad el ácido hipocloroso, también conocido como “cloro activo”.

      Con un PH a 7,2, su contenido en cloro libre es del 66%, pero nos bajará al 50% si el PH nos sube a 7,5 y solo al 20% si sube a pH 8. Es decir, a pH 8 nuestro sistema tendrá un rendimiento 3 veces inferior el previsto. De ahí la importancia de que el PH esté dentro de nuestro rango: 7,2 como ideal.

      • Acción desinfectante:

      El cloro libre producido en el electrolizador es muy “reactivo”, dispone de un excelente poder oxidante sobre tanto la materia orgánica o sobre los minerales presentes en el agua. Por tanto, este cloro libre permite reducir la cantidad de nutrientes para los microorganismos como las bacterias, algas, hongos o virus. El agua tratada de este modo estará desinfectada y también será desinfectante: los microorganismos serán destruidos y su crecimiento será limitado.

      • Ciclo continuo:

      Este proceso descrito, por efecto de los rayos solares, hará que una vez haya ejercido su función desinfectante, se vuelva a convertir de nuevo en sal o magnesio. Por tanto, se trata de un ciclo que se renueva permanente y automáticamente.

    3. Requisitos indispensables para tener un agua de la máxima calidad en el tratamiento con sal o magnesio
    4. Antes de poner en marcha el electrolizador es vital asegurarnos de que la calidad del agua es la correcta. Los pasos a seguir son los siguientes:

      • Cuidar el contenido de cal y metales en el agua:

      Es importante verificar la dureza del agua medida por el “TH”. Los valores ideales están comprendidos entre 10 y 35º f. Si el TH es demasiado elevado, el riesgo es que el electrolizador tenga incrustaciones de cal. El contenido de metales elevado puede alterar la superficie de los electrodos del aparato.

      • Preservar el equilibro del agua:

        • El pH siempre tiene que estar entre 7,2-7,4 (utilizar minorador o aumentador de PH para corregir). Normalmente el electrolizador tiende a hacer subir el PH. Los sistemas actuales ya tienen instalado un sistema automático de dosificación con el minorador de pH líquido y solo hay que comprobar que los valores quedan entre 7,2 y 7,4.
        • Controlar que el grado de alcalinidad sea el correcto (utilizar corrector de alcalinidad).
        • Comprobar que el contenido de cal sea el correcto.

      • Desinfectar:

      Para ello, basta con que programemos el sistema de filtraje del agua durante al menos 8 horas al día, mejor durante el día para que los rayos solares aporten la máxima eficacia a nuestra sal/magnesio electrolizados.

      • La dosis de sal o magnesio:

      Para que el funcionamiento del electrolizador sea el óptimo, deberemos seguir la dosis prescrita por el fabricante.

      Generalmente el contenido de sal o magnesio deberá estar entre 2,5 y 5 gramos de sal o magnesio por litro de agua. Por tanto, si nuestra piscina contiene unos 50 m3 de agua, deberemos añadir al principio, unos 200 Kgs de sal o magnesio para piscinas para obtener el contenido ideal de 4 gramos/litro de agua (el agua del mar suele tener un contenido de 14-16 gramos /litro).

      Posteriormente parte de la sal la perdemos al efectuar la limpieza periódica del filtro (agua que enviamos al desagüe). Por ello deberemos periódicamente añadir sal o magnesio al agua para mantener la concentración. En la práctica, suelen necesitarse entre 50 y 75 Kgs al año.

    5. Recuperar el agua verde (por algas) en el tratamiento con sal o magnesio
      1. • Comprobar que el pH está entre 7-7,2.
        • Poner el filtro en marcha durante 1 o 2 días sin parar y dejar que el electrolizador haga su trabajo antes que utilizar más productos.
        • Caso de que el agua esté muy verde, se puede hacer un tratamiento de choque manual añadiendo cloro choque granulado o bien con oxígeno líquido (5 litros por piscina).

      La sal a emplear en la piscina debe ser sal pura especial para piscinas. La sal especial para piscinas que recomendamos en Vadequímica es el tipo de sal que se tiene que utilizar. No sirve la sal común de origen marina porque contiene cal, metales y otras impurezas que estropearían el electrolizador e impedirían el correcto funcionamiento de este.

      limpiar agua de la piscina

      Cómo actuar en caso de los siguientes problemas: CUADRO FINAL

3. Dosificación

    • Cloro líquido


    Tratamiento inicial Tratamiento de mantenimiento
    • Añadir 250ml por cada 10m3.
    • Al cabo de 2 horas ajustar el pH entre 7,2 y 7,6.
    • Una vez el pH del agua está correctamente ajustado, añadir todos los días 250 ml. de cloro líquido por cada 10 m3 de agua.

    • Cloro lento granulado


    Tratamiento inicial Tratamiento de mantenimiento
    • Añadir 100gr. por cada 10m3.
    • Al cabo de 2 horas ajustar el pH entre 7,2 y 7,6.
    • Una vez el pH del agua está correctamente ajustado, añadir cada día de 10 a 20 gramos de cloro lento granulado por cada 10 m3 de agua.

    Cloro lento pastillas


    Tratamiento inicial Tratamiento de mantenimiento
    • Añadir una pastillas de 200 gr. por cada 25 m3 de agua.
    • Al cabo de 2 horas ajustar el pH entre 7,2 y 7,6.
    • Una vez el pH del agua correctamente ajustado, añadir una nueva pastilla de cloro lento cuando la pastilla anterior se ha reducido a un 10% de su peso inicial.

    • Cloro multiacción


    Tratamiento inicial Tratamiento de mantenimiento
    • Añadir una pastillas de 200 gr. por cada 25 m3 de agua.
    • Al cabo de 2 horas ajustar el pH entre 7,2 y 7,6.
    • Una vez el pH del agua correctamente ajustado, añadir una nueva dosis de cloro multiacción cuando la pastilla anterior se ha reducido a un 10% de su peso inicial.

    Medir ph agua piscina

    • Hipoclorito cálcico


    Tratamiento inicial Tratamiento de mantenimiento
    • Añadir 50 gr. de oxígeno activo por cada 10 m3 de agua.
    • Para una tratamiento de choque añadir 150 gr. por cada 10 m3 de agua.
    • Al cabo de 2 horas ajustar el pH entre 7,2 y 7,6.
    • Una vez el pH del agua está correctamente ajustado, añadir cada día de 10 a 20 gramos de hipoclorito cálcico por cada 10 m3 de agua.

    • Oxigeno activo granulado


    Tratamiento inicial Tratamiento de mantenimiento
    • Añadir 200 gr. de oxígeno activo por cada 10 m3 de agua.
    • Al cabo de 2 horas ajustar el pH entre 7,2 y 7,6.
    • Añadir 100 gr. de oxígeno activo a la semana.

    • Oxigeno activo líquido


    Tratamiento inicial Tratamiento de mantenimiento
    • Verter 3 litros de oxígeno líquido por cada 10 m3.
    • Dejar la piscina con el motor funcionando 24 horas.

    • Verter 1 litro semanal de oxígeno líquido por cada 10 m3.
    • Recircular el agua y pasarla por los filtros.

    • Sal


    Tratamiento inicial Tratamiento de mantenimiento
    • Añadir 50 kg. de sal por cada 10 m3 de agua.

    • Añadir un saco o más cuando se enciende el led de aviso en el electrolizador, aviso de que falta sal.
    • Cuando el led de alarma se apaga es que hemos llegado al nivel de sal recomendado.

    Al limpiar el filtro de arena se pierde sal, esta la tendremos que ir reponiendo de vez en cuando.

    Cómo actuar en caso de los siguientes problemas: CUADRO FINAL

4. Problemas comunes a evitar para mantener el agua limpia

    Existen algunos problemas comunes que suelen aparecer en el mantenimiento de piscinas, en este apartado te compartimos los 8 más comunes y cómo podemos evitarlos para mantener el agua limpia.

    • Agua sucia en el mantenimiento de piscinas

    Problema Causa Solución
    El agua está turbia y presenta un color blanquecino. El nivel de PH básico está demasiado alto (generalmente más alto que 8), se están desarrollando algas o el sistema de filtración no funciona bien.

     

    Es común que pase cuando hay fuertes precipitaciones y el agua tiene un bajo nivel de cloro.

    Debemos equilibrar el nivel de PH para llevarlo a los varemos recomendados.

    Otro aspecto a revisar es el filtro. Debemos limpiarlo y realizar un filtraje de un día completo. Después deberemos volver a limpiar el filtro.

    Si observas partículas sobre el agua puedes utilizar floculante, que las llevarás al fondo para que puedas quitarlas con un limpiafondos.

    El agua está sucia y presenta tonos coloreados. El agua tiene sales. Tratamiento con incrementador o reductor de PH para ponerlo en un nivel adecuado (entre 7,2 y 7,6).

    También deberemos añadir floculante, y dejarlo reposar durante horas.

    Pasaremos el limpiafondos en el desague.

    Por último rellenaremos con agua la piscina y regularemos nuevamente los niveles de pH.

     

     

    • Algas en el agua

    Problema Causa Solución
    Agua verde

    Las paredes resbalan

    Están proliferando algas, seguramente por un tratamiento insuficiente. Revisar los niveles de cloro o de otros desinfectantes que se estén utilizando.

    Equilibrar el PH para que se sitúe en un nivel entre 7,2 y 7,6. Usaremos reductor o incrementador según sea la necesidad.

    Realizar un tratamiento de choque para el cual hay dos métodos:

    1. Con Oxígeno líquido. Añadir 5 litros (o más según lo verde que esté el agua) y poner en marcha el filtro un día completo. Al cabo de 24 horas, el agua debería recobrar su color natural. Luego pasar el limpiafondos.
    2. Con cloro choque granulado. Añadir la dosis recomendada.

    Frotar las paredes para eliminar las manchas verdes o las zonas resbaladizas.

    Filtrar durante un día completo.

     

    • Otros problemas comunes en mantenimiento de piscinas

    Problema Causa Solución
    El agua tiene espuma Demasiado algicida.

    Restos orgánicos en el agua.

    Renovar el agua, vaciando y volviendo a llenar con agua nueva.

    Tratamiento de choque con cloro rápido. Circulación del agua durante varias horas.

    Regular el pH a sus niveles adecuados.

    Suministrar antialgas con antiespumante.

    El agua irrita los ojos y la piel. El agua desprende un fuerte olor a cloro. El PH está en un nivel bajo, siendo ácido. Tiene un alto nivel de cloro combinado. Tratamiento con incrementador de PH.

    Tratamiento de choque con oxígeno líquido o cloro choque.

    Filtrar durante un día completo.

    El agua irrita los ojos y la piel, pero no desprende olor. El nivel de cloro está demasiado alto. Reducir la dosis de cloro. El objetivo es que quede entre los 0,6 y los 1,5 p.p.m.

    Neutralizador de cloro en caso necesario para reducir los niveles de cloro a un volumen adecuado.

    Se oxidan accesorios El PH está por debajo de 7, y por tanto está bajo. Subir el nivel de pH hasta los niveles adecuados (7,2 y 7,6)
    Las paredes sobre el agua presentan manchas. Se pueden percibir manchas en la ropa de baño. El problema se debe a la mezcla de grasas, que vienen del sudor, restos de crema; con polvo o polen. Limpieza de las paredes.

    Ducha antes de cada baño para eliminar las grasas corporales.

Consulta nuestras Tarifas de Envío. Envío mínimo de 40€.
Donde y como tú quieras
Somos un equipo de especialistas
Envase, transporte y pago seguro
Tenemos kryptonita
🍪 Ajustes de cookies
Esta web utiliza cookies para poder proporcionar la mejor experiencia a sus usuarios.