Mi carrito0,00 €

Product was successfully added to your shopping cart.

Cloración salina del agua de la piscina

cloración salina

Cloración salina o electrólisis salina del agua de la piscina

Para que el agua de la piscina esté sana, limpia y transparente, permitiéndonos disfrutar de un buen baño, tiene que ser tratada químicamente para evitar su deterioro. El tratamiento principal es la desinfección de la misma, lo que habitualmente se hace a base de cloro. Y una manera de "clorar" el agua de la piscina es a través de la cloración salina o electrólisis salina.

cloración salina piscina

Este método se puede llevar a cabo tanto con Sal para piscinas (Cloruro Sódico) como con Cloruro de Magnesio. Para ello, es necesario instalar un aparato adecuado y conectado con el sistema de filtración que, mediante un sistema automático, descompone el producto que hemos añadido a nuestra piscina.

Transformar la Sal para piscinas o el Cloruro de Magnesio en Cloro

El electrolizador es uno de los sistemas que se utilizan no solo para destruir las bacterias y virus en el agua sino también para inhibir su crecimiento.

Una vez se aplica un corriente eléctrico polarizado al agua de filtrado, se crea una pequeña reacción química que permitirá la desinfección del agua.  Se producirá lo que se conoce como electrocloración y generará un desinfectante in situ. Cuando activemos el filtro, el agua pasará por el electrolizador el cual se encargará de transformar el producto en Cloro Libre.

Sistema con Sal para piscinas (Cloruro Sódico)

Este método consiste en verter directamente en el agua de la piscina sal pura, es decir, cloruro sódico puro especial para piscinas. En este caso no serviría la sal común de origen marina porque contiene cal, metales y otras impurezas que estropearían el electrolizador e impedirían el correcto funcionamiento del mismo. Con una concentración de sal de unos 3.500-3.800 ppm (partes por millón), proporcionamos un pequeño contenido salino al agua que proporciona una sensación muy agradable.

El circuito de cloración salina disocia el cloruro sódico obteniendo un compuesto llamado ácido hipocloroso, que es la materia activa que desinfecta el agua.

Con un pH adecuado, el ácido hipocloroso actuará de agente desinfectante para el agua de la piscina. Además, en combinación con el agua volverá a producir sal y producirá un circuito cerrado permanente. Durante el proceso, el agua se evapora y hay que ir añadiendo sal para mantener la concentración adecuada de la misma, además de controlar otros parámetros como son el pH, cloro libre, antialgas, floculación, etc.

Especificaciones técnicas del producto

La sal o el magnesio que hemos añadido al agua hacen referencia a los términos químicos Cloruro Sódico y Cloruro de Magnesio. Al disolverse en el agua quedan separados en iones  Cloruro, y Sodio o Magnesio (Cl-  y  Na+  o  Mg+). La tensión eléctrica aplicada sobre el cátodo y el ánodo produce Cloro Libre por electrólisis.  Este Cloro Libre está compuesto por dos agentes desinfectantes: los iones Hipocloritos (OCl-) y el Ácido Hipocloroso (HOCl) conocido también como Cloro Activo.

Requisitos para garantizar la máxima calidad del agua de tu piscina con el tratamiento Sal / Magnesio

  1. CUIDAR EL CONTENIDO DE CAL Y METALES EN EL AGUA

Es importante verificar la dureza del agua medida por el “TH”. Los valores ideales están comprendidos entre 10 y 35º f. Si el TH es demasiado elevado, el riesgo es que el electrolizador tenga incrustaciones de cal y puede alterar la superficie de los electrodos del aparato.

  1. PRESERVAR EL EQUILIBRIO del AGUA

Para ello es necesario observar lo siguiente:

  • El PH debe situarse siempre entre 7,2 - 7,4
  • El grado de alcalinidad y el contenido de sal deben ser los correctos
  1. DESINFECCIÓN

Podemos programar el sistema de filtraje del agua durante al menos 8 horas al día. Los expertos recomiendan hacerlo durante el día para que los rayos solares aporten la máxima eficacia a nuestra Sal o Magnesio electrolizados.

  1. La DOSIS DE SAL o MAGNESIO
    Para que el funcionamiento del electrolizador sea el óptimo, es necesario hacer caso de la dosis prescrita por el fabricante.

Generalmente el contenido de Sal o Magnesio debe estar entre 2,5 y 5 gramos por litro de agua. Por ejemplo, si nuestra piscina contiene unos 50 M3 de agua, deberemos añadir al principio alrededor de 200 Kg de producto para obtener el contenido ideal de 4 gramos por litro de agua. En general, suelen necesitarse entre 50 y 75 Kgs al año.

Es importante ir añadiendo periódicamente Sal o Magnesio al agua para mantener la concentración adecuada.

Soluciones para la recuperación del agua verde en piscinas tratada por electrólisis salina

  1. Comprobar que el PH está entre 7 - 7,2
  2. Poner el filtro en marcha durante 1 o 2 días ininterrumpidamente y dejar que el electrolizador trabaje sin utilizar más productos.
  3. Si el agua estuviese muy verde, se puede realizar un tratamiento de choque manual añadiendo Cloro Choque Granulado.
    En la cloración salina con Sal o Magnesio no se recomienda la utilización del algicida ni del Oxígeno porque perturban el funcionamiento del electrolizador.

¡Feliz baño!

Leave a Reply

Sorry, you must be logged in to post a comment.