Blog de Vadequímica

El espacio donde conocer las características y aplicaciones de productos químicos para piscinas, agricultura, tratamiento de aguas, automoción, hogar, entre muchos otros.

Product was successfully added to your shopping cart.

Diferencias entre aditivos e ingredientes

Seguramente más de una vez te habrás preguntado qué diferencias hay entre los aditivos y los ingredientes, y es que muchos consumidores hoy en día tienden a confundirlos. En este artículo te explicamos todo lo que necesitas saber.

Tienda productos mantenimiento piscinas

Cuando miramos el reverso de un producto, nos encontramos con toda clase de datos que pueden llegar a resultar confusos si no tenemos ciertos conocimientos sobre el proceso de fabricación de alimentos, y por eso mismo es importante saber diferenciar entre ambos conceptos, además de saber algunos detalles sobre los aditivos. 

¿Qué son los ingredientes?

La mayoría de usuarios pensarán que los ingredientes son los componentes tradicionales, naturales y tangibles que pueden identificarse en una comida, pero lo cierto es que este concepto va mucho más allá.

En términos técnicos, y según ha definido la propia RAE, un ingrediente es la sustancia o producto que se utiliza en la fabricación o elaboración de un alimento y que sigue estando presente cuando el producto está terminado. Se considera ingrediente, por tanto, la zanahoria, el agua, los aromas e incluso los propios aditivos, que están presentes en el alimento durante la fabricación y al servirlo (aunque no en todos los casos).

Esta definición también es cierta según el Reglamento 1169/2011, sobre la información alimentaria facilitada al consumidor, ya que incluye todo lo que componga al alimento o se emplee durante su fabricación.

¿Qué son los aditivos?

Como parte de los ingredientes, los aditivos son una serie de sustancias que hoy en día se añaden a todos los alimentos con el fin de mejorar y/o cambiar sus propiedades, propiedades como:

  • Sabor
  • Textura
  • Color
  • Vida útil

Dicho de otra forma, el aditivo representa una mejora tecnológica de la comida. No solo estamos hablando de sustancias químicas, también existen aditivos de origen natural como por ejemplo la fibra de guisante, que puede añadirse a la carne para aumentar la retención de líquidos.

Dada la gran variedad de aditivos que se pueden añadir en un alimento, las posibilidades de fabricación, manejo y elaboración de cualquier producto representan una ventaja evidente para las opciones del empresario del sector alimentario.

¿Cómo saber si un alimento tiene aditivos?

A la hora de averiguar si tus alimentos pueden tener aditivos, fíjate siempre en la etiqueta del reverso del producto. Ahí se indicarán todos los ingredientes, incluidos los aditivos.

Normalmente, podremos identificar los aditivos a través de la letra E, aunque también podría dejarse ver como su nombre común, como puede ser conservante, edulcorante o el nombre literal del aditivo, como por ejemplo sacarina.

Cabe destacar que todos los aditivos están sujetos a las regulaciones vigentes de la Unión Europea, por lo que antes de poderse utilizar en cualquier alimento este habrá pasado por las pruebas y filtros pertinentes. De hecho, la E es siempre garantía de que el aditivo ha pasado controles de seguridad y que ha sido aprobado para su uso en la UE

¿Cuáles son los diferentes tipos de aditivos?

Tal y como explicamos ya en nuestro artículo en Vadequímica sobre la clasificación de aditivos alimentarios, puedes usar la siguiente lista para saber sobre qué clase de aditivos se trata, según el número que acompaña la E:

  • E-1XX: Colorantes. Productos que permiten que el alimento coja color y resulte más atractivo a la hora de ser comido, y que el consumidor lo disfrute más.
  • E-2XX: Conservantes. Ideal para alimentos que tienden a degradarse fácilmente y que el consumidor se pueda beneficiar de un mayor aguante, sin degradar tampoco la calidad nutritiva.
  • E-3XX: Antioxidantes. Perfecto para evitar que los alimentos se oxiden y se enrancien, alargando su vida útil.
  • E-4XX: Estabilizantes, emulgentes/emulsionantes, espesantes/gelificantes. Todo tipo de añadidos que permiten que la mezcla en un alimento se mantenga como se pretende durante la fabricación, y que así la experiencia final del consumidor sea perfecta.
  • E-5XX: Acidulantes, correctores de la acidez, antiaglomerantes. Aditivos con varias propiedades, como la de inhibir el crecimiento microbiano en el alimento, mejorar la digestión o aromatizar el alimento.
  • E-6XX: Potenciadores del sabor. Hay alimentos que pueden conseguir una muy buena experiencia de usuario solo con añadirles un poco de potenciador del sabor.
  • E-9XX: Edulcorantes, y varios. Aditivo muy necesario en según qué alimentos, que requieren un retoque en su sabor habitual o que se pueden beneficiar de un toque dulce.

¿Cuáles son los aditivos más utilizados en la industria alimentaria?

Dada esta gran variedad, probablemente surja la curiosidad sobre cuáles son los aditivos más utilizados en la actualidad para la mayoría de alimentos. Por su utilidad, estas son las categorías o razones por las que se suelen usar más frecuentemente los aditivos:

Aromatizantes

La utilidad de poder reforzar el sabor o el olor ya presente en el alimento resulta muy atractivo para los fabricantes, dado que esto facilita una mejor percepción de la calidad y frescura del alimento por parte del consumidor final.

Algunos de los alimentos que más aromatizantes pueden llevar son los refrescos, los cereales, la confitería o los yogures. A menudo, también se pueden utilizar aromatizantes de productos naturales, como frutas, especias u otros.

Preparaciones de enzimas

Existen aditivos que no estarán presentes cuando el producto se presente para su consumo final, y esto es debido a que su inclusión dentro de la receta facilita reacciones bioquímicas en diferentes ingredientes. Estos añadidos consiguen mejorar las propiedades del alimento, por ejemplo descomponiendo las moléculas de gran tamaño.

Este tipo de aditivos son muy comunes en la pastelería, en la fabricación de zumos o en la fermentación de las cervezas artesanas.

Otros usos diversos

Luego están otro tipo de usos más secundarios, como puede ser la capacidad para conservar alimentos, darles color o edulcorar. Estos aditivos suelen acabar siendo más percibidos como un ingrediente del alimento final, ya que se añaden durante la preparación, el envasado, el transporte o el almacenamiento.

¿Los aditivos alimentarios suponen un riesgo para la salud?

La preocupación por la salubridad de los aditivos alimentarios es más que evidente en nuestros tiempos, y no queríamos obviarla. La Organización Mundial de la Salud (OMS) revisa constantemente la inocuidad de los aditivos alimentarios, ya sean estos naturales o sintéticos, y los aprueba uno a uno para su uso en la fabricación de alimentos.

Como ves, la diferencia entre aditivo e ingrediente es bastante relativa, ya que forman parte de la receta. Es a través de la etiqueta E, como decíamos, que se demuestra la aprobación de un aditivo, y son estos los únicos que ofrecemos en Vadefood, nuestra tienda especializada en el sector alimentario.

Donde y como tú quieras
Somos un equipo de especialistas
Envase, transporte y pago seguro
Tenemos kryptonita
🍪 Ajustes de cookies
Esta web utiliza cookies para poder proporcionar la mejor experiencia a sus usuarios.