Blog de Vadequímica

El espacio donde conocer las características y aplicaciones de productos químicos para piscinas, agricultura, tratamiento de aguas, automoción, hogar, entre muchos otros.

Product was successfully added to your shopping cart.

Tipos de fertilizantes más utilizados

Usar fertilizantes es algo esencial en cualquier cultivo, por eso te va a interesar saber más sobre cuáles son los principales tipos de fertilizantes que existen en horticultura, jardinería o agricultura, así como las utilidades y recomendaciones generales sobre cada uno.

Para un agricultor o jardinero no solo es importante conocer qué tipos de sustrato usar en cada caso, algo que ya hemos mencionado en otros artículos, sino también saber todo lo que puede añadir para mejorar su crecimiento.

Cuando decimos fertilizantes, recordemos que nos estamos refiriendo al producto que aporta nutrientes que pueden ser beneficiosos para el desarrollo de cualquier cultivo o planta. La lógica que hay detrás de este producto es que, cuando se carga al suelo de nutrientes, las plantaciones crecen más sanas y fuertes. Veamos qué alternativas hay.

Tipos de fertilizantes para plantas

Según Agran y la AEFA (Asociación Española de Fabricantes de Agronutrientes), los fertilizantes más destacables están divididos en cuatro tipos principales:

Fertilizantes orgánicos

Cuando las personas de a pie piensan en fertilizantes o abonos, lo más probable es que tengan en su mente la viva imagen del fertilizante orgánico.

Como seguramente sabrás, los abonos orgánicos son restos de plantas o animales, ya sean defecaciones o partes de lo que antes eran seres vivos y que ahora van a formar una parte esencial de la fertilización de la planta.

Al ser orgánicos, este tipo de abonos mejoran en general tanto la composición como la estructura del suelo. Lo mejor de este fertilizante es que su efecto suele ser duradero

Forman una parte indispensable para el crecimiento sano de plantas. De hecho, tener abono orgánico en el sustrato aporta una mejor calidad del suelo para la planta, así como una mayor retención de agua y nutrientes.

Algunos ejemplos de abono orgánico podrían ser:

  • Estiércol
  • Compost
  • Abonos verdes
  • Algas marinas
  • Extractos húmicos

No hay que confundir el fertilizante orgánico con otros dos tipos menores que, aunque están relacionados, se basan en incluir microorganismos en su composición:

  • Biofertilizantes: A través de microorganismos, como hongos o bacterias, se mejora la calidad del sustrato y se nutre a la planta.
  • Bioestimulantes: En lugar de nutrir a la planta, los microorganismos la estimulan para que crezca más.

Fertilizantes inorgánicos

Llamamos fertilizantes inorgánicos al abono que no está hecho a partir de materia orgánica, sino a partir de rocas y minerales. Al igual que ocurre con el abono orgánico, sigue siendo una gran fuente de nutrientes para el sustrato.

A diferencia del orgánico, la naturaleza más compacta del inorgánico le permite concentrar más los nutrientes en su composición, lo que conlleva resultados más rápidos para muchas plantas. Esto conlleva un enfoque más cortoplacista que puede resultar indispensable en muchos casos. 

A pesar de sus beneficios, también hay que tener cuidado, ya que un exceso de sales minerales puede llegar a ser tóxica para el suelo. Un ejemplo es el nitrato cálcico, que surge de la piedra caliza y que aporta calcio en la agricultura, aunque requiere de un manejo cuidadoso.

No hay que confundir al fertilizante inorgánico con los fertilizantes químicos, ya que no son necesariamente lo mismo. Este último término se atribuye a los abonos producidos por el hombre de forma industrial, que aportan unos resultados mucho más eficaces porque ya están diseñados para ello. Un ejemplo es el nitrato potásico, que tan solo se puede obtener a partir de síntesis química.

Fertilizantes orgánico-minerales

En muchos casos, lo mejor es combinar ambos tipos de fertilizantes para generar un cóctel que asegurará el desarrollo óptimo del cultivo o plantación.

Como se puede deducir, el fertilizante orgánico-mineral es aquel que integra el abono orgánico con el inorgánico. 

Un ejemplo que tenemos en nuestra tienda es el bisulfato sódico, un producto inorgánico granulado que al añadirlo a las deposiciones se convierte en un buen fertilizante para el campo, con amoníaco y azufre.

Aminoácidos

Además de todas estas combinaciones de abonos, ¿qué ocurre cuando la planta necesita un poco de energía extra? Se puede aplicar un añadido que aumenta los resultados en ciertos momentos clave. Estamos hablando de los aminoácidos.

Los aminoácidos están compuestos por oxígeno, nitrógeno e hidrógeno. Son especialmente útiles para plantas que están siendo sometidas a algún contexto peligroso o estresante, ayudándole a resistir y sobrevivir cuando más lo necesita.

¿Qué fertilizantes escoger?

A la hora de escoger un fertilizante, es importante tener en cuenta que cumplan con el último Real Decreto 999/2017, según el cual se regulan el tipo de composición que deben tener los fertilizantes, así como su etiquetaje.

En Vadecultivo tenemos una tienda de fertilizantes para que jardineros o agricultores como tú puedan encontrar todo lo que necesitan, en diferentes variedades y formatos.

Como ejemplo, tenemos el Boro Líquido, un fertilizante químico líquido con mucho éxito, pensado para corregir el nivel de boro en el cultivo, certificado por CAAE y ECOCERT para poder usarlo en agricultura ecológica en toda Europa.

Evidentemente, los tipos de fertilizantes se pueden subdividir en más clases según su aplicación, presentación, composición… pero esas son distinciones que no influirán tanto en lo que te interesa, que es aprovechar cada uno para sacar el máximo rendimiento de tus plantaciones.

Donde y como tú quieras
Somos un equipo de especialistas
Envase, transporte y pago seguro
Tenemos kryptonita
🍪 Ajustes de cookies
Esta web utiliza cookies para poder proporcionar la mejor experiencia a sus usuarios.