Sulfato de magnesio en las plantas

Sulfato de magnesio en las plantas

La importancia del sulfato de magnesio en la agricultura no es un tema baladí. Por eso, hoy hemos decidido dedicarlo un artículo donde te explicamos todas sus propiedades y utilidades, tanto para agricultores como jardineros.

 

¿Qué es el sulfato de magnesio agrícola?

 

El sulfato de magnesio usado en agricultura también es conocido como sulfato de magnesio agrícola.

 

En su formulación conocida como sal Epsom, es un polvo cristalino con aspecto de sal, con gránulos de magnesio rodeados por 7 moléculas de agua en cristalización. En el caso de que estemos hablando de un polvo sin moléculas de agua, deshidratado, sería la variedad Anhidro.

 

Más adelante en este artículo entraremos en diferencias ambas variedades, pero primero veamos de qué es capaz el sulfato de magnesio.

¿Qué hace el sulfato de magnesio en las plantas?

 

El sulfato de magnesio es una gran fuente de azufre y magnesio. Cualquier planta que tenga una falta de magnesio o azufre se beneficiará de ser irrigada con este componente.

 

Por todo esto, es común ver cómo cada vez más jardineros y horticultores utilizan el sulfato de magnesio para aportar estos nutrientes a las plantas en las que se ha detectado una falta del mismo.

 

Un ejemplo de los beneficios del magnesio, es que mejora la coloración verde en el cultivo, gracias a que mejora la producción de clorofila en el vegetal. Todo esto lo ayuda a mantenerse más sano y fuerte.

 

La parte de azufre, que contiene el sulfato de magnesio, aumenta la absorción de la planta de otros nutrientes. En efecto, mejora la eficiencia de la alimentación de la planta, dando como resultado una ventaja secundaria.

 

¿Cuál es la función del magnesio en el suelo?

 

Un buen sustrato debería de tener todos los nutrientes que una planta necesita. Por desgracia, esto no es siempre así, y es que entre plantación y plantación, la vegetación va desgastando los nutrientes naturales de la tierra, y esto equivale a un menor aporte de minerales esenciales para la planta. Todo esto reduce su crecimiento y la calidad de los resultados que se puedan obtener solo con la irrigación.

 

Por eso mismo, la aplicación de productos como el sulfato de magnesio resulta indispensable en el suelo. De alguna manera, lo recargará de azufre y magnesio para que vuelva a gozar de una gran abundancia de estos componentes y así la planta crezca fuerte.

 

En otras palabras, cuando se aplica sulfato de magnesio al suelo, este recuperará magnesio, un componente que puede resultar esencial para nutrir las semillas que estén plantadas. En otras palabras: Puede resultar indispensable en la plantación y germinación de plantas.

 

Si quieres evitar tener que cambiar el sustrato o incluso recurrir a otros sistemas que dejen descansar el suelo para recuperar sus nutrientes naturales, como es el caso de la hidroponía, esta es una solución muy interesante.

 

La importancia del azufre y el magnesio

 

Debido a todas las ventajas que mencionamos sobre el azufre y el magnesio, resulta un componente muy interesante para aplicar en formulaciones y mezclas físicas que se apliquen directamente en el sustrato.

 

Resumiendo, aplicar azufre en las plantas tiene las siguientes ventajas:

 

  • Forma parte de las proteínas indispensables para el crecimiento de la planta.
  • Ayuda a crear otros compuestos y aceites que benefician a la planta.
  • Tiene una función antifúngica.
  • Ayuda a la planta a absorber mejor otros nutrientes.
  • El azufre también se utiliza para el control de plagas en plantas. Cuando una planta está bien nutrida de azufre, tiende a defenderse mejor.
  • Reduce el pH del sustrato al que se aplica, algo que hay que tener en cuenta y que puede causar un efecto fertilizante para la planta.

 

Aplicar magnesio a las plantas tiene las siguientes ventajas:

 

  • Mejora el almacenamiento de azúcares en la planta.
  • Fomenta la absorción y transporte de fósforo.
  • Aumenta la energía de la planta, gracias a la mejora de la fotosíntesis.
  • Activa otras enzimas, especialmente las respiratorias.
  • También es útil para combatir plagas, ya que aumenta su resistencia natural.

 

Como ves, la combinación de azufre y magnesio es muy potente para tus plantas. Ahora bien, una vez comprado y en tus manos, ¿cómo lo aplicas?

 

¿Cómo se aplica el magnesio en las plantas?

 

Para aplicar magnesio a la planta, hay que tener en cuenta que esta solo absorberá el magnesio cuando esté en su forma de ion Mg2+. Para que la planta pueda tener acceso a este ion, lo mejor que se puede hacer es verterlo a través del riego, con fertirrigación. Se puede absorber por las raíces o por contacto directo en las hojas.

 

Diferentes tipos de sulfatos de magnesio

 

Como comentábamos al inicio del artículo, hay dos tipos de sulfatos de magnesio que vendemos en nuestra tienda especializada en agricultura, y queremos que tengas muy claras las diferencias entre ambos.

 

  • Sulfato de magnesio 7-hidrato: Con 7 moléculas de agua cristalizada. El agua ayuda a disolver el magnesio, por lo que es más fácil de aplicar mediante irrigación o a través de la hoja.
  • Sulfato de magnesio anhidro: Magnesio sin moléculas de agua, deshidratado. Este está más indicado para el aporte concentrado de magnesio, cuando realmente se detecte una necesidad muy alta de este componente y no se desee disolverlo tanto.

 

Como ves, no es casualidad que el sulfato de magnesio de agricultura o agrícola sea un producto tan popular y utilizado hoy en día. Si alguna vez detectas falta de magnesio en tus plantaciones, ya sabes a qué tienda recurrir.