Cloruro de sodio: Usos y consejos

Cloruro de sodio: Usos y consejos

Últimamente hemos mencionado mucho en nuestro blog el cloruro de sodio, pero no hemos entrado en detalle sobre él y, dado el protagonismo que tiene hoy en día en nuestras mesas, creemos que se merece un espacio con información actualizada.

 

¿Qué es el cloruro de sodio?

 

El cloruro de sodio también es conocido como sal común o sal de mesa. Tiene como fórmula química NaCl (sodio y cloro) y su forma mineral recibe el nombre de halita

 

No solamente es la sal que utilizamos en la mayoría de mesas de nuestro país, sino que, según las fuentes en Wikipedia, además es uno de los principales componentes responsables de la salinidad del océano y del fluido extracelular de muchos organismos.

 

Si quieres saber más, hace algunos años entramos en detalle sobre las diferentes variaciones de la sal en nuestro artículo el apasionante mundo de la sal.

 

¿Para qué sirve el cloruro de sodio?

 

La sal común se emplea para realzar el sabor de toda clase de platos. Estamos refiriéndonos a desde ensaladas hasta carnes, pescados y otros platos gourmet.

 

Si buscas los mejores resultados en la cocina, la sal que mejores resultados puede darte es la sal marina gruesa gourmet, que como verás es la más saludable y que tenemos disponible en Vadefood.

 

Realmente, la sal tiene varias propiedades en el cuerpo humano que la pueden hacer interesante como añadido en cualquier plato, más allá de su acción saborizante:

 

  • Facilita el tránsito digestivo.
  • Ayuda a mantener los niveles de acidez del cuerpo.
  • Recupera el equilibrio en líquidos y electrolitos.
  • Mejora la hidratación del organismo.
  • Aporta energía.
  • Refuerza el funcionamiento del sistema nervioso.
  • Regula la presión arterial.
  • Tiene un papel fundamental en la contracción de los músculos.
  • Mantiene la homeostasis celular normal.

 

Por todo esto, no es una sorpresa que la sal, además de saborizante para cualquier plato, también sea usada para:

 

  • Bebidas energéticas con fines deportivos.
  • Potabilización de agua.
  • Productos cosméticos (sobre todo como agente limpiador).
  • Soluciones médicas.

 

¿Es malo el cloruro de sodio?

 

Últimamente se puede leer en varios artículos de internet rumores sobre que la sal es un componente prohibido, que deberíamos de evitarla en nuestros platos, pero ya hemos visto que tiene muchos beneficios. Así que, ¿la sal de mesa es buena o mala? La respuesta, como muchas cosas en la vida, no es un sí o no rotundo.

 

Como todos los productos que puedas consumir, un exceso de cualquier cosa buena puede ser nocivo para la salud. Lo cierto es que un exceso de cloruro de sodio puede causar distintos problemas de salud:

 

  • Aumento de presión arterial.
  • Retención de líquidos con ojeras, celulitis y varices.
  • Úlceras estomacales.
  • Gastritis.

 

Por tanto, la sal común está contraindicada en grandes cantidades para ciertos casos (o al menos, se recomienda sustituirla por sal marina sin refinar):

 

  • Hipertensión: El sodio aumenta el volumen de la sangre, y la presión arterial. Esto no es bueno para pacientes con este problema.
  • Osteoporosis: Cuando se elimina el sodio a través de la orina, el cuerpo pierde calcio. Esto puede empeorar la salud de los huesos y provocar más fracturas.
  • Enfermedades renales y cardiovasculares: El aumento de tensión arterial no es beneficioso para personas que han podido sufrir infartos.

 

En dichos casos, lo mejor es mediar el uso de sal, o bien usar alguna alternativa. Aquí te mencionamos las dos más interesantes para aplicarlas en tus productos:

 

Alternativas para sustituir a la sal común

 

Además de la sal común o cloruro de sodio, también existen otras variantes nuevas de saborizantes de la comida, como sucede con el cloruro potásico o la sal sin sodio. Este tipo de sales son un buen sustituto cuando se pretende reducir la cantidad de sodio presente en los alimentos, algo ideal para alimentos pensados para usarse en dietas bajas en sodio o light.

 

Puesto que el cloruro potásico ya lo hemos detallado en un artículo muy reciente, explicaremos brevemente de qué se trata la sal sin sodio.

 

Sal sin sodio

 

Tal y como indica su nombre, esta es una sal que carece de sodio. Mantiene la propiedad de añadir el sabor salado a los productos que se añade (como la sal común), así que es un sustituto perfecto para cualquier fabricante que desee utilizarla en sus recetas.

 

A diferencia de otras alternativas presentes en otras marcas, la sal sin sodio que ofrecemos en Vadefood es salada y no amarga, por lo que es útil para mezclarse con la sal común en diferentes proporciones, reduciendo así la cantidad de sodio total, pero manteniendo todos sus beneficios.

 

Realmente, es una gran solución que propuso la misma Unión Europea para mejorar la salud de los consumidores en todos los platos que consumen diariamente, reduciendo así su influencia en la aparición de todos los problemas de salud que hemos mencionado.

 

Como puedes ver, el cloruro de sodio o sal común tiene una mala fama justificada, pero son los fabricantes y consumidores como tú los responsables de utilizar sales que tengan esto en cuenta y sean más equilibradas. Apuesta por los productos de nuestra tienda especializada en alimentación, y notarás la diferencia en tus platos y tu salud.