×

:

Not a valid Time
Campo obligatorio.

Alcalinidad en la piscina: qué es, cómo subirla y cómo bajarla

Alcalinidad en la piscina: qué es, cómo subirla y cómo bajarla

¿Así que te preocupa el tema de la alcalinidad en tu piscina? En esta pequeña guía te contamos todo lo que debes saber sobre el tema y, sobre todo, qué productos puedes usar para controlarla lo mejor posible.

¡Consigue los resultados que deseas en tu piscina, gracias a lo que tenemos en la tienda especializada de Vadepiscinas!

¿Qué es la alcalinidad en una piscina?

La alcalinidad en una piscina se refiere a la capacidad del agua para neutralizar ácidos y se mide en partes por millón (ppm) de carbonato de calcio (CaCO₃). Es una medida crucial para el mantenimiento de la calidad del agua, ya que los compuestos alcalinos presentes, como los carbonatos, bicarbonatos e hidróxidos, ayudan a mantener el pH en equilibrio. El nivel óptimo de alcalinidad debe situarse entre 125 y 150 ppm.

Una alcalinidad adecuada actúa como un estabilizador del pH, evitando fluctuaciones excesivas y ayudando a mantener el agua limpia, clara y sin causar molestias a los bañistas.

Esto se debe a que una correcta alcalinidad permite que el pH se mantenga en un rango saludable, evitando así problemas como el enturbiamiento del agua, irritación en los ojos, corrosión en los componentes metálicos, entre otros.

Antes de seguir explicando más sobre la alcalinidad, una aclaración que vemos necesaria:

Diferencia entre alcalinidad y pH

Aunque están relacionados, la alcalinidad y el pH no son lo mismo.

El pH indica la acidez o alcalinidad del agua, mientras que la alcalinidad representa la capacidad de neutralizar ácidos.

Así, la alcalinidad funciona como una especie de amortiguador, impidiendo cambios bruscos en los niveles de pH. Es vital que ambos parámetros se midan semanalmente para mantener un equilibrio saludable.

Cómo subir la alcalinidad de la piscina

Cuando la alcalinidad en una piscina está por debajo de 125 ppm, es necesario incrementarla para evitar problemas como la corrosión, manchas en las superficies y un consumo excesivo de desinfectante.

Para subir la alcalinidad, te recomendamos usar el incrementador de alcalinidad que vendemos en Vadepiscinas. Este compuesto en polvo está diseñado para elevar la alcalinidad a niveles seguros y estables.

¿Y cómo se aplica? Te recordamos sus instrucciones de uso, para que no haya pérdida:

  1. Dosificación: Añade 1,8 kg del incrementador por cada 100 m³ de agua para aumentar la alcalinidad en 10 ppm.
  2. Dilución: Diluye la dosis en agua preferentemente al anochecer y en ausencia de bañistas.
  3. Distribución: Reparte la solución de manera uniforme por la superficie de la piscina.

Es fundamental verificar el nivel de alcalinidad después de 24 horas para asegurarse de que esté dentro del rango óptimo, y asegúrate de mantener el incrementador fuera del alcance de los niños.

Bajar la alcalinidad de la piscina

Si la alcalinidad supera las 150 ppm, puede provocar un aumento descontrolado del pH, enturbiamiento del agua y una mayor irritación en los bañistas. Además, el cloro puede perder su eficacia como desinfectante.

Como no te interesa tener un exceso de alcalinidad (algo que puede pasar si es la primera vez que intentas regularla con otros productos), hay que reducirla.

Para reducir estos niveles, se puede utilizar nuestro minorador de pH líquido BDPOOL (10-20 litros), que contiene ácido sulfúrico al 14,5%. Sí, es minorador de pH, pero el ácido sulfúrico que contiene lo convierte en un producto apto para bajar la alcalinidad, y también resulta más manejable (y no tan peligroso como usar directamente un producto más puro en este ingrediente).

Estas son las instrucciones:

  1. Dosificación: Añade 1,6 litros del minorador por cada 100 m³ de agua para reducir el pH en 0,1 unidades.
  2. Aplicación: Utiliza una bomba dosificadora o un sistema de regulación automático o semiautomático para distribuir el producto de manera uniforme.
  3. Precauciones: Asegúrate de que no haya bañistas en la piscina y utiliza equipo de protección durante la manipulación.

Guarda el minorador fuera del alcance de los niños y bajo llave, como todos los productos de la piscina. Si entra en contacto con los ojos, lávalos con abundante agua y busca atención médica en caso de irritación o quemaduras.

¿Qué parecen estos productos?, aquí va otra cosa más que te ayudará a mantener estos resultados por más tiempo:

Cómo mantener la alcalinidad dentro del rango óptimo

Ahora que ya has conseguido cambiar la alcalinidad de tu piscina a unos niveles deseados, estamos seguros de que deseas mantenerla. Para mantener la alcalinidad en el rango óptimo (125-150 ppm) tienes que seguir algunas pautas:

  1. Pruebas regulares: Haz pruebas semanales para medir la alcalinidad y el pH con tiras analíticas o medidores digitales. Esto te ayudará a detectar cualquier variación a tiempo.
  2. Correcciones oportunas: Si notas un cambio en los niveles de alcalinidad, ajústalos de inmediato con los productos adecuados. Añade incrementadores o minoradores según sea necesario. Ten siempre en cuenta hacerlo en un momento en el que no vaya a haber baños para no provocar problemas en la piel de los bañistas por falta de dilución.
  3. Evita la sobrecarga química: Usa las cantidades recomendadas de productos químicos para no exceder los límites y provocar desequilibrios. Además, distribuye los productos de forma uniforme en la piscina dentro de lo posible.
  4. Controla el pH: Mantén el pH entre 7,2 y 7,6, ya que una desviación en este parámetro puede afectar la alcalinidad. Los productos como el minorador de pH pueden ser útiles para estabilizar el equilibrio.
  5. Evita contaminantes: Residuos orgánicos, cremas solares y otras sustancias pueden alterar los niveles de alcalinidad. Anima a los bañistas a ducharse antes de entrar en la piscina y cubre la piscina cuando no esté en uso para minimizar la exposición a factores externos.
  6. Sistemas de filtrado y circulación: Asegúrate de que el sistema de filtrado funcione correctamente para mantener el agua en movimiento y distribuir los productos químicos de forma efectiva.

Estamos seguros de que cuando pongas en acción todos estos consejos conseguirás mantener mucho mejor la alcalinidad en tu piscina. Recuerda que puedes contar con los productos que te ofrecemos en Vadepiscinas, tu tienda especializada. Ponte en contacto con nosotros si tienes cualquier duda sobre ellos. 

Related Posts

Related Products