Cómo mantener la piscina en invierno

Cómo mantener la piscina en invierno

Cuando empieza a llegar el frío dejamos de usar muchas partes de la casa y una de las primeras es la piscina. Hoy te hablaremos de cómo puedes mantener la piscina en invierno.

Verás que es muy importante que, para que el agua se mantenga en buen estado primero debes prepararla para el frío, lo que se conoce como hibernación o invernaje de la piscina.

Una vez tengas tu piscina lista, será mucho más fácil mantener el agua limpia y preparada para cuando el frío termine y vuelvan los días soleados de diversión y chapuzones. ¡Vamos allá con los consejos!

Condiciones previas del agua

La mayoría de aguas no están preparadas por defecto para recibir una hibernación como tal. Hay que revisarlas, limpiándolas y luego haciéndoles un tratamiento especial con oxígeno líquido o cloro.

Es vital que antes de empezar cualquier proceso tengas en cuenta la temperatura de la piscina. Esta debería estar por debajo de los 15 °C, o la hibernación no será igual de efectiva.

También es importante que antes de aplicar el producto de invernaje, el pH esté entre los 7,2 y 7,6.

Para conseguir todos estos condicionantes te serán indispensables los siguientes productos.

Productos para la piscina en invierno

Te presentamos el set de productos que te recomendamos usar para el la hibernación o invernaje de tu piscina, así como su mantenimiento durante el frío:

    Una vez conocidas las condiciones previas y los productos a utilizar, entramos en acción con nuestras instrucciones paso por paso, para que entiendas todo lo que debes hacer.

    En primer lugar, asegúrate de limpiar bien la piscina. Cepilla las paredes, limpia los fondos y comprueba y limpia los filtros para sacar todos los posibles residuos que ensuciarían el agua con el curso del tiempo.

    Una vez hayas hecho las comprobaciones y limpiezas correspondientes, te recomendamos hacer un tratamiento ecológico en el agua de piscina añadiendo oxígeno líquido (para la mayoría de piscinas bastará con 5 litros) o realizando una cloración de choque con el cloro de choque granulado (usa 15-20 g por cada m3 de agua). Cualquiera de estos dos componentes mejorará el estado del agua y la dejará impoluta para proceder al siguiente paso.

    Luego, asegúrate de comprobar y bajar el pH del agua de la piscina. Lo más habitual es que esté muy alto, así que lo deberás bajar con el minorador de pH líquido.

    Ha llegado el momento tan esperado de usar el invernador. Gracias a él, realizarás un tratamiento en el agua que impedirá que se acumulen algas y bacterias durante la época de frío. Solo con verter 5 litros por cada 50 m3, con el motor en marcha y aplicado dos veces durante la temporada de invierno (una al principio, en octubre, y otra alrededor de febrero) será suficiente.

    Una vez seguidos todos estos pasos, ya tendrás tu piscina lista para dormir todo el invierno, ya estará invernada.

    Recomendaciones para mantener la piscina durante el invierno

    Aquí tienes algunos consejos a seguir sobre cómo mantener tu piscina durante el invierno en perfecto estado:

    • Aplica una mínima dosis del Cloro Multiacción, programando el motor para que funcione durante 30-60 minutos diarios y así también mantengas todo depurado. En el caso de que veas algas en la piscina, algo poco probable en invierno, es recomendable subir un poco la dosis, temporalmente.
    • Saca las hojas y otros restos que caigan cada semana, para que la piscina siga totalmente limpia.
    • Evita usar cobre para mantener la piscina o usar agua que pueda contenerlo (como el agua de pozo), ya que podría descolorar la membrana de los filtros y otros equipos.
    • Es recomendable bajar el nivel del agua unos 20 cm, a 5 cm por debajo del nivel de los skimmers.
    • También puedes vaciar el agua de los conductos y cerrarlos o taponarlos para que no entre agua mientras la piscina no esté en uso.
    • Muchos expertos en mantenimiento de piscinas también recomiendan añadir un objeto flotante en la superficie para amortiguar la presión del hielo en las heladas más duras y que así no dañen el vaso de la piscina.
    • Coloca una cobertura de protección de invierno o lona protectora, ya que no vais a usar la piscina durante al menos 6 meses. Esto reducirá la necesidad de mantenimiento y la hará más segura ante posibles resbalones que podrían acabar en alguien cayendo al agua helada
    • No te olvides de proteger también todo el equipo de piscina (ganchos, robots...), complementos (sillas y muebles) y componentes químicos que no vas a usar durante el invierno. Guárdalos en un lugar cubierto para evitar que el frío te juegue una mala pasada.
    • También revisa el lugar donde tienes la depuradora, para protegerla de las heladas y el temporal.

    Esperamos que te hayan quedado muy claras las recomendaciones de nuestros expertos sobre cómo mantener la piscina en invierno. Por ahora, le toca hibernar, pero estamos seguros de que si sigues todos estos pasos y recomendaciones lograrás tenerla en perfecto estado para cuando vuelva el calorcito y ya podáis disfrutarla de nuevo.

    Related Posts

    Related Products