12 tipos de sustratos para el cultivo de plantas

12 tipos de sustratos para el cultivo de plantas

Si quieres darle a tus plantas la mejor base, necesitas conocer cuáles son los tipos de sustratos ideales para plantar. En Vadecultivo nos conocemos unos cuantos, y de hecho encontrarás algunas de las mejores alternativas disponibles en nuestro catálogo. Sigue leyendo para saber más.

¿Qué es un sustrato?

Antes de nada, es importante que definamos bien a qué nos referimos cuando decimos sustrato.

En el mundo botánico y agricultor, un sustrato es la superficie en la que una planta vive, siempre con todos los nutrientes necesarios a su alcance para que pueda crecer fuerte y sana. Es la zona limitada de la que el vegetal recogerá todo lo que necesita durante gran parte de su crecimiento, por lo que un sustrato debe de escogerse muy bien.

Hay muchos tipos de sustrato y su uso depende de muchos factores, aunque verás que algunos son mucho mejores para la mayoría de casos.

Tipos de sustratos

Hay muchos tipos de sustratos que pueden utilizarse en botánica. Estos son los más comunes:

1. Agua

El agua es esencial para la planta, un componente natural que además puede actuar como sustrato.

2. Turbas

Las turbas son residuos vegetales que han pasado por un proceso de descomposición natural y que son muy ricas en materia orgánica. Hay dos tipos: negras y rubias, aunque suelen mezclarse entre ellas y con otros componentes.

3. Arcilla expandida

La arcilla expandida consiste en una serie de bolitas de entre 2 y 10 mm de diámetro con una baja capacidad de retención de agua, y tiende a mezclarse con turbas para mejorar el drenaje. Este es un sustrato de tipo inerte, un complemento que ayuda a soportar la planta , pero que no la nutre.

4. Arena

La arena, sobre todo la de río, puede ser un sustrato perfecto a para muchas plantas debido a una capacidad media de retención de líquidos. Suele consistir en piedrecitas de entre 0,5 y 2 mm. También puede mezclarse con turba para generar sustrato para macetas.

5. Corteza de pino

Aprovechando los restos que surgen de la industria de la madera, también se usa la corteza de pino como sustrato. Recomendamos que escojas la corteza de pino compostada, ya que da mejores resultados en general. Es un material muy poroso, ideal para plantas que necesitan más aire.

6. Fibra de coco

Con su peluda apariencia, la fibra de coco resulta uno de los sustratos para semilleros más usados, sobre todo combinado con turba y materia orgánica. Retiene el agua con hasta 3 o 4 veces su peso.

7. Grava

La grava es una alternativa muy válida a la arena de río. Suele haber pequeñas rocas de entre 5 y 15 mm. La más usada es la piedra pómez (también conocido como tepojal) y el cuarzo.

8. Tierra volcánica

La tierra volcánica resulta un sustrato natural muy poroso que se utiliza sin alterar. Suele contener un pH algo ácido, que reduce mucho la retención de agua. Como desventaja, hay que tener cuidado con este tipo de sustrato porque su acidez lo hace complicado de usar para algunas plantas y hortalizas.

9. Lana de roca

Cuando fundes rocas basálticas, calcáreas y carbón a más de 1600 °C obtienes la lana de roca. Este es un material homogéneo artificial que retiene muy bien el agua, pero que aguanta solo 3 años.

10. Perlita

Si se trata de emplear sustratos que aguanten más y que tengan propiedades parecidas, probablemente te parezca interesante la perlita. Este sustrato artificial de baja densidad retiene una gran cantidad de agua, es de pH neutro (lo que lo hace muy versátil), se puede mezclar con la turba para reforzar sus propiedades y aguanta más tiempo que la lana de roca.

También cabe destacar que la perlita es un sustrato químicamente activo, lo que significa que aporta nutrientes a la planta para que crezca más y mejor.

11. Poliestireno expandido

El poliestireno expandido se trata de un sustrato plástico compuesto por flóculos blancos de entre 4 y 12 mm. Tiene una baja capacidad de retención de agua y su pH es superior a 6. Suele ser un añadido perfecto para aumentar la aireación de la planta.

12. Vermiculita

Aunque tiende a compactarse con el tiempo, la vermiculita es una alternativa a la perlita, de grano más fino. Retiene agua y aumenta la aireación de la planta como el poliestireno expandido.

Como has visto, hay muchas opciones de sustratos actualmente, pero, ¿cuál puede ser el mejor para tus plantas?

¿Qué tipo de tierra es mejor para las plantas?

Según los especialistas en botánica y agricultura, estas son las características que debería de tener el sustrato perfecto, en la mayoría de casos:

  • Estable, que no pierde sus cualidades físicas fácilmente. Aquí podríamos descartar materiales que no duran mucho tiempo sin cambiar de forma, como la lana de roca o la vermiculita.
  • Ligero. Podríamos descartar los sustratos de alta densidad donde solo haya turba o arena, por ejemplo.
  • Con aireación para las raíces, al menos un 20% del volumen.
  • El pH debe ser el que la planta necesita. Si estamos hablando de flores, puede ser alrededor del 6. Esto se puede regular con mezclas.
  • Libre de patógenos, pero con materia orgánica. Una mezcla de sustrato orgánico y sintético, como la turba y la perlita, puede ser ideal.
  • Alta capacidad de retención de agua, en un 25%, sin olvidarse de la aireación.
  • Incluidos nutrientes que la planta pueda asimilar, como el nitrógeno, el potasio o el fósforo. Estos se pueden incluir de forma natural o sintética, siendo mucho más sencilla y menos arriesgada la segunda opción.

Como ves, los requisitos de un buen sustrato no son pocos, pero después de haber visto todos los tipos de sustratos que hay y las propiedades que pueden ofrecerte, seguramente lo tengas mucho más claro: Una de las mejores alternativas hoy en día en muchos casos es la mezcla de perlita con turbas o residuos vegetales libres de patógenos, y tal vez a estas puedas añadirles un plus de aminoácidos de origen vegetal, que puedan potenciar el crecimiento de la planta o del fruto.