Cultivo hidropónico, ¿qué es y qué necesito?

Cultivo hidropónico, ¿qué es y qué necesito?

El cultivo hidropónico cada vez llama la atención de más jardineros, tanto particulares como profesionales, ¡y no es para menos! En este artículo de Vadecultivo te explicamos con detalle todo lo que te interesa saber sobre él, tanto si quieres probar este sistema de cultivo en tu jardín como en tu huerto.

 

¿Qué es el cultivo hidropónico?

 

Llamamos cultivo hidropónico o hidroponía a aquel que prescinde de la tierra o sustratos para cultivar sus plantas. Algunos ya la consideran la "agricultura del futuro".

 

Te preguntarás, entonces, cómo estarán colocadas exactamente las plantas si no hay tierra que las mantenga erectas. Lo cierto es que estas se colocan en estructuras que las mantienen en suspensión y en contacto directo con el agua.

 

Normalmente, el agua llevará ya todos los nutrientes necesarios para que el cultivo prospere. De eso se aseguran quienes cuidan de ellos. 

 

Sirve tanto para plantas de interior como de exterior, y funciona muy bien también tanto con plantas decorativas como de huerto.

 

Beneficios del cultivo hidropónico

 

¿Por qué la llaman la agricultura del futuro? ¿Qué tiene de tan espectacular? Seguro que te lo estarás preguntando. Ahora entenderás mejor por qué cada vez tiene más adeptos.

 

No requiere mucho espacio

 

Gracias a la forma de ser de los cultivos hidropónicos, se pueden colocar diferentes plantas en sus recipientes y moverlas como quieras (si los recipientes son móviles) o colocarlas en hileras. La tierra ya no es un impedimento, y son fáciles de instalar.

 

Más económico

 

Al requerir menos espacio físico y nada de terreno, este tipo de cultivo resulta más rentable tanto para negocios como para particulares. Se tarda poco en colocar estos cultivos, y además crecen muy rápido.

 

Menor dependencia de las condiciones climáticas

 

Al usarse este sistema de cultivo, se consigue que la planta no dependa tanto de cuál es el estado de la tierra, de si llueve, etc. Siempre tendrá el agua que necesita. Esto facilita también que tengas más posibilidad de variar los cultivos durante el año.

 

La tierra descansa

 

Si eres agricultor, sabrás que los fertilizantes naturales de la tierra van disminuyendo con el tiempo y con los diferentes cultivos. 

 

Si quieres evitar el uso de químicos o simplemente el hecho de tener que cambiar la tierra, puedes dejarla reposar un tiempo intercalando tus plantaciones con la hidroponía. Verás cómo recuperará su fertilidad natural y, si quieres, siempre podrás volver al sistema tradicional.

 

Sin enfermedades

 

Como no hay sustrato, y la planta está más aislada de otras porque básicamente está flotando sobre el agua, es imposible que haya malas hierbas y es mucho más difícil que el vegetal sufra enfermedades y plagas.

 

Más y mejor producción

 

Al tener siempre la cantidad y calidad de agua (así como la humedad constante) que la planta necesita, la mayoría de veces esto supone un aumento de la calidad y la cantidad de la producción en cualquier cultivo, lo que lo hace especialmente útil en horticultura.

 

Más ecológico

 

El agua que utilices para una planta mantendrá gran parte de sus nutrientes, así que podrás seguir usándola, hasta un 50% más que con el sistema tradicional. 

 

Al reaprovechar y reacondicionar el agua que ha sido utilizada en los cultivos, malgastas menos y haces un uso mucho más eficiente del agua, respetando más al medio ambiente.

 

Más limpio

 

Por supuesto, al solo haber agua y nada de tierra, la planta crece totalmente libre de tierra, lo que significa que nunca más tendrás que comer lechugas u otras hortalizas con tierra.

 

¿Qué se necesita para hacer un cultivo hidropónico?

 

Por supuesto, lo más importante de todo será tener primero las semillas o plantas ya germinadas y listas para empezar con el cultivo.

 

Para hacer un cultivo hidropónico es importante escoger el recipiente adecuado, donde seas capaz de mantener las plantas flotando y con las raíces tocando el agua, normalmente el soporte será una estructura PVC o una maceta, ya pensadas para esta actividad.

 

Antes de seguir, ten en cuenta que es posible que requieras de automatización. En un contexto ideal, el riego hidropónico debe de tener muy en cuenta las necesidades específicas de la planta o cultivo que se quiere cultivar. 

 

Las necesidades variarán según el producto. Algunas requerirán un control más estricto, pero lo que es seguro es que tendrás que controlar el nivel y calidad del agua de forma frecuente, tal vez con una bomba aireadora. Para ello, tendrás que buscar sistemas hidropónicos ya preparados o consultar a un especialista.

 

Como aportación de nitrógeno, también se recomienda utilizar algunos de los nutrientes que tenemos en nuestra tienda de hidroponía. Ahí encontrarás todos los nitratos de diferentes tipos, para que a tu planta no le falta de nada en el agua. Esperamos que disfrutes de tu nuevo cultivo hidropónico y obtengas los mejores resultados.