Ácido bórico: Para qué sirve y dónde usarlo

Ácido bórico: Para qué sirve y dónde usarlo

¿Alguna vez has tenido problemas de plagas en tu jardín? Tal vez te interesa saber lo que hoy te compartiremos sobre el ácido bórico. Sigue leyendo para saber más.

¿Qué es el ácido bórico?

El ácido bórico también recibe el nombre de ácido borácico, ácido ortobórico, borato de hidrógeno o ácido trioxobórico.

Es un producto de fórmula química H3BO3 cuyo origen es similar al del bórax, ya que también está hecho a partir del boro. Esto implica que al usarlo hay que tomar las mismas medidas de precaución que ya te mencionamos en nuestro artículo anterior, aunque no por eso es un producto menos seguro y aconsejable para jardinería. De hecho, este componente es de origen natural: procede de áreas volcánicas y se produce orgánicamente con bórax.

En nuestra tienda lo encontrarás en formato de polvo hecho por cristales de color blanco, aunque podrás usarlo como prefieras. Veamos para qué te será más útil.

¿Para qué sirve?

El ácido bórico tiene varias utilidades que mencionaremos en los siguientes puntos:

  • Inhibe la corrosión del acero, para formular anticongelantes.
  • Dispersante, perfecto para pinturas y cosméticos.
  • Vitrificante, ayuda a preservar y endurecer productos como los cristales.
  • Antifúngico y bactericida, perfecto para jardinería y cosmética.

Insecticida

Desde finales de los años 40 ha sido un componente muy conocido y utilizado tanto en el sector profesional como en jardinería casera debido a lo rápido que el ácido bórico es capaz de acabar con termitas, chinches, hormigas, cucarachas, pulgas, peces plateados y cualquier otro insecto que se le ponga por delante.

De hecho, su uso es también extensivo al hogar, e incluso aconsejable en la cocina, donde puede aplicarse directamente el polvo para que el exoesqueleto de los insectos se abrasen, y así acabar con las molestas plagas en el hogar.

Jardinería

Como no podía ser de otra forma, el ácido bórico también tiene aplicaciones que afectan directamente a las plantas. Cuando se aplican directamente en la tierra, pueden resultar una rica fuente de boro y pueden ayudar a prevenir la podredumbre, algo que es una causa muy frecuente en jardineros novatos que riegan sus plantas y cultivos de manera desequilibrada.

De hecho, este efecto que tiene sobre las plantas se extiende también a la madera, a la que puede ayudar a preservar y proteger del fuego.

Medicina

Por supuesto, las aplicaciones del ácido bórico no solo se limitan al tratamiento de plagas y plantas. También es útil en el sector de la medicina gracias a su potencial antiséptico, lo que lo convierte en una buena opción para añadir en la fórmula de algunas pomadas que tratan quemaduras leves y cortes.

Este potencial antibacteriano también lo hace un buen componente para añadir a productos pensados para prevenir infecciones, como es el tratamiento de la otitis externa, el lavado de ojos (en una versión muy diluida) o el tratamiento de la vaginosis bacteriana. También resulta útil para combatir el acné, de ahí a que también esté muy presente en la industria de la cosmética.

Fabricación de materiales

Más allá de la salud (de personas o plantas), el ácido bórico también se ha aplicado desde hace muchos años en la elaboración de diferentes materiales que seguramente estén a tu alrededor ahora mismo:

  • Vidrio
  • Esmaltes
  • Cerámica
  • Cemento
  • Porcelana
  • Madera
  • Cuero
  • Alfombras
  • Sombreros
  • Jabones
  • Piedras preciosas artificiales

¿Cómo usar el ácido bórico?

El uso más extendido del ácido bórico es su potencial antiplagas como insecticida. Por eso, aquí mismo te explicamos diferentes sistemas para usarlo en tu jardín u hogar, según con qué ingrediente lo vas a mezclar:

Azúcar y leche

El azúcar es un alimento muy interesante y atrayendo para los insectos. Por eso, si mezclas una cucharada grande de polvo del ácido bórico con otra de azúcar y añades un poco de leche para formar una masa y crear pequeñas bolas del tamaño de un garbanzo, atraerás a las cucarachas y conseguirás que caigan en tu trampa.

Agua y pan

Extrae dos cucharadas de ácido bórico y mézclalas con medio vaso de agua. Una vez esté bien mezclado, empapa un trozo de pan y colócalo cerca de la entrada de alguna colonia de hormigas, o en alguna zona por donde frecuenten las cucarachas. Verás cómo desaparece la plaga en tan solo un día.

Azúcar

Otra opción muy sencilla sería mezclar los polvos de tres cucharadas de ácido bórico con 1 de azúcar. Si espolvoreas la mezcla seca por las zonas que frecuentan los bichos, conseguirás atraerlos y hacer que consuman estos polvos tóxicos para ellos, y así terminarás con el problema.

Uses el método que uses, ten siempre cuidado con que ni mascotas ni niños puedan acercarse a esto que acabas de repartir, y que podrían causarles daños y problemas.

También es importante hacer todo esto antes de que sea de noche, ya que es a esas horas cuando están más activos los insectos y más efecto harán estas soluciones.

Esperamos que el ácido bórico, que como ya sabrás tenemos disponible en nuestra tienda Vadecultivo te sea práctico y ayude a terminar con las molestas plagas que merman tus plantas y tus cosechas caseras.

Related Posts

Related Products