Mi carrito0,00 €

Product was successfully added to your shopping cart.

7 consejos para la limpieza de oficinas

vadequímica, productos químicos para limpieza de oficinas

El siguiente post es una colaboración con LM2 Limpiezas, empresa experta en la limpieza de oficinas y comunidades que se ha consolidado tras 30 años en este sector.

Desde Vadequímica agradecemos su aportación a nuestro blog.

Siete consejos para la limpieza de oficinas

Cualquier establecimiento, vivienda, local y lugar en general público o privado debe cumplir con unos niveles mínimos de higiene preestablecidos comúnmente. La necesidad aumenta cuando se trata de un espacio en el que conviven personas de manera diaria. Uno de estos lugares es la oficina, donde las personas pasan una media de nueve horas. El puesto de trabajo debe tener un mínimo de limpieza y orden para asegurar que los empleados trabajan a gusto y sin problemas, siguiendo así las normas de higiene y seguridad.

Desde primera hora de la mañana y pasando por los distintos momentos de comidas, reuniones y otros momentos importantes, las personas casi hacen más vida en la oficina que en su propia vivienda. Por este motivo, en este artículo hemos seleccionado una serie de consejos que ayudarán a cumplir con los niveles de higiene y asegurar el buen ambiente en la oficina.

limpieza de oficinas, despachos, productos químicos de limpieza

Contratar una agencia de limpieza

Una empresa de limpieza cuenta con profesionales capacitados para realizar correctamente la higienización de una oficina. Estas compañías saben cuáles son los mejores productos, técnicas y maquinaria para llevar a cabo la limpieza de oficinas. Los servicios de limpieza que ofrece una empresa especializada consisten en eliminar la suciedad y desinfectar el mobiliario, los baños y los puestos de trabajo. Utilizan aspiradores industriales, productos higiénicos de limpieza de último modelo y todo tipo de artículos necesarios para la limpieza de oficinas.

Conciliar la limpieza con el horario laboral

Es muy importante que se seleccione un horario de limpieza que no influya en ninguno de los empleados para evitar que se pierdan horas de trabajo. Limpiar una oficina es mucho más sencillo si se cuenta con el espacio necesario para ello. El proceso será mucho más rápido y de esta manera, no se influye en el rendimiento de los empleados. Por ejemplo, si en las oficinas se tiene jornada partida y cuentan con una hora o más para la comida, es interesante que se aproveche ese momento para limpiar la oficina. No obstante, lo más adecuado será realizar la limpieza a última hora del día para poder limpiar toda la suciedad que se haya acumulado y no interferir en ninguno de los trabajadores.

Si es imposible evitar coincidir en el trabajo, es aconsejable que no se evite limpiar por el hecho de no molestar a los empleados.

Establecer la frecuencia de limpieza en la oficina

La necesidad de limpieza dependerá del tipo de trabajo y el número de empleados que haya en la oficina. La necesidad no es la misma cuando se trata de una oficina en la que se reciben clientes y se tienen que realizar reuniones de manera frecuente que aquellas en las que no. El número de empleados también influye ya que el espacio se ensuciará más o menos. Una buena frecuencia de limpieza es dos días a la semana, aunque habrá oficinas que pueden requerir más días. No obstante, es importante realizar de manera mensual una limpieza más en profundidad en ciertos aspectos que no se limpian de manera diaria. Nos referimos a lavar las cortinas, limpiar los sofás, sillones y alfombras; quitar el polvo de los ventiladores o el aire acondicionado y mejorar el aspecto del suelo o ciertos muebles con productos especiales para ello.

Concienciar a los empleados

Por un lado, es importante que los empleados mantengan su propia higiene para no influir en el ambiente de la oficina. Por otro, es necesario que tengan un mínimo de orden y limpieza en su puesto de trabajo evitando que haya cosas innecesarias y todas las que son necesarias estén en su sitio. Es responsabilidad del empleado colocar todos los productos, utensilios y herramientas en los armarios, cajones y lugares correctos. Cuando la oficina es grande, es importante no obstaculizar los pasillos y dejarlos libres de cosas. Si algún empleado tira agua o cualquier líquido tiene que ser consciente de recogerlo con rapidez y limpiar posteriormente la zona de una manera adecuada y correcta.

Así, es importante que los empleados mantengan ordenados los escritorios todos los días ya que si los trabajadores de la empresa encargada de limpiar la oficina se encuentra los escritorios y armarios desordenados tendrá que perder el tiempo en ordenarlos y afectará a la eficacia de la limpieza.

Estar atento a todas las superficies

Es importante pasar una bayeta atrapa polvo por todas las superficies de los escritorios, estanterías y mobiliario en general cada vez que se lleve a cabo la limpieza. No se debe olvidar que el polvo se puede adherir a las paredes. Las mesas y las estanterías suelen tener melanina y la técnica de limpieza más adecuada para higienizarla es utilizar agua y jabón con una bayeta de microfibra. Si el mobiliario es de madera es aconsejable que se utilicen productos especiales para evitar sprays de cera y de silicona.

Desinfectar los aparatos electrónicos

Hay que tener cuidado con los artículos tecnológicos de una oficina ya que requieren de una limpieza específica y especial. Las pantallas de los ordenadores o pantallas de televisores son muy sensibles al tacto y necesitan que se limpien con productos determinados. Por otro lado, los teclados, ratones y teléfonos son focos de enfermedades contagiosas como resfriados o virus. Así, estos artículos se deben limpiar con un paño prácticamente seco o muy poco húmedo con algún producto que no sea dañino. Por ejemplo, aconsejamos utilizar el alcohol isopropílico desodorizado -que también es conocido como isopropanol o IPA- ya que se utiliza como un limpiador genérico desinfectante para lugares y elementos sensibles.

Utilizar buenos productos no tóxicos

Al realizar la limpieza de la oficina es importante utilizar productos de limpieza acordes con los parámetros de sanidad y que no sean perjudiciales para la salud de los propios empleados. Recomendamos utilizar el Bicarbonato sódico en polvo para eliminar olores en alfombras y tapicerías, limpiar materiales delicados y reducir el posible olor en cubos de basura. Además de utilizarlo en la oficina, este producto es muy útil para la limpieza de comunidades.

En conclusión, mantener la oficina en un buen estado es muy importante para mantener la conciliación laboral y que los empleados trabajen a gusto y en niveles de óptimos de higiene. Esperamos que te hayan servido nuestros consejos para conseguirlo.

Leave a Reply

Sorry, you must be logged in to post a comment.